Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Mia Madre, de Nanni Moretti
Lazos inexplicables
Foto:
Una película que cuenta una historia inspirada en la madre del director italiano Nanni Moretti, que falleció durante el rodaje de la película Habemus Papam.
Publicada el en Cine

Películas sobre madres e hijos hay muchas y muy memorables. Algunas retrataron relaciones no armoniosas (Sonata de otoño, de Ingmar Bergman; Mommy, de Xavier Dolan), otras apelaron al dolor que provoca perder a una madre o verla enferma (Madre e hijo, de Alexander Sokurov, Maman, de Chantal Akerman). Entre estas últimas se puede ubicar Mia madre, el último filme del director italiano Nanni Moretti.

En Mía madre, dos hermanos cincuentones, Margherita y Giovanni, tienen a su mamá Ada internada en el hospital. Margherita es una directora que se encuentra en pleno rodaje de un largometraje que cuenta la ocupación de una fábrica que está a punto de ser vendida a un empresario norteamericano (interpretado por John Turturro). Las complicaciones surgidas en el rodaje más sus dramas personales (la enfermedad de su madre sumada a su reciente separación y la inestable relación con su hija) la hacen colapsar. Por suerte, Giovanni está allí para contenerla y ocuparse de la mamma.

Mia madre está dirigida por Nanni Moretti (Querido diario, Aprile), quien en esta oportunidad decidió no ser el protagonista de su película. De este modo, Margherita Buy (quien ya había trabajado con el italiano) se convirtió en su alter ego (Moretti se reservó el papel del hermano de la realizadora). Quizás esta decisión se deba a que quiso representar una historia semi autobiográfica.

Ante la pregunta de si le resultó desgarradora la filmación, Moretti respondió: “Mi madre murió durante el montaje de Habemus Papam. Después de la primera escritura del guion de Mia madre, saqué de un cajón el diario que había escrito mientras ella estaba enferma. Era algo doloroso pero necesario, era importante incluir en el guion parte de lo que había escrito en el diario, porque les daban verdad a los diálogos entre la madre y la hija. Releer el cuaderno fue doloroso, pero es parte de mi trabajo. Y durante el rodaje me emocioné con algunas escenas. Pero no pienso que el cine tenga una función terapéutica para los directores o los actores. Así que no sabría qué responder a una eventual pregunta sobre si esta película me ayudó a reparar errores que cometí en el vínculo con mi madre. Creo que diría que no.”

Agata Apicella Moretti murió a los 88 años, en 2010. Había actuado en Aprile como madre de Nanni, y su apellido fue el que el cineasta usó para el personaje más recurrente de su filmografía: Michele Apicella.

Mia madre es una película femenina (ya que el eje son tres generaciones de mujeres) en donde se superponen varios tipos de registro que hacen referencia a la remembranza, la realidad, la ficción y lo onírico. Esta decisión induce al espectador a un estado de confusión que lo coloca en el lugar de la protagonista o en el de su madre.

En su última obra, el realizador vuelve a tratar el tema del duelo (que ya había tocado en La habitación del hijo), sólo que aquí Moretti se muestra más maduro y sereno, razón por la cual algunos seguidores de su primera etapa extrañarán la provocación que lo destacó.

La cercanía de la muerte de Ada reestructura la relación entre todos los que forman y formaron parte de su vida. La anciana, que es profesora de latín, le da un último consejo a su nieta Livia: “Para traducir bien, nunca tomes la primera definición del diccionario”. De este modo, Moretti deja claro su postura: es necesario superar las apariencias para poder crecer.

Margherita Buy interpreta a la directora conservando su nombre y logra lo que su personaje le reclama a los actores: que se entreguen al papel, pero manteniéndose al lado de su actuación.

Moretti quien siempre se preocupa por las cuestiones sociales, esta vez lo hace de modo solapado; inserta una frase que suena a consigna política, pero que sin embargo se trata de un mensaje colgado en el hospital y destinado a un paciente: “Quien no lucha ya está perdido” (Margherita piensa que podría ser un enunciado expresado por los obreros de su ficción).

Mezcla de homenaje y despedida, Mia madre despertará reflexiones varias sobre la condición finita del ser humano.

Mia madre

Italia/Francia 2015 106’

Dirección: Nanni Moretti

Intérpretes: Margherita Buy, John Turturro,

Giulia Lazzarini, Nanni Moretti

Analía Casero
- Historiadora -