Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
La política económica del gobierno de Macri
¿La culpa es del otro?
Foto:
Contrariamente a lo que dice el discurso oficial, las medidas económicas suponen decisiones políticas. Quiénes ganan y quiénes pierden con las medidas adoptadas por el gobierno de Cambiemos.
Publicada el en Reflexiones

Lo que se pretende hacer creer es un desenlace fatal debido a leyes de la economía, no lo es. Todo lo que ocurre en un escenario económico depende de las medidas de POLITICA que se tomen. Hasta el mismo Prat Gay admitió que no recibía una economía en crisis.

La economía argentina tenía tensiones y las seguirá teniendo. De cómo se resuelvan esas tensiones depende si el país se proyecta hacia el desarrollo con inclusión o se  sumerge en una crisis con amplios sectores excluidos.

Aun así, las crisis no significan que todos se perjudiquen. Claramente hay sectores que se benefician altamente. Hoy, mediante la liberación de retenciones al complejo agroexportador, se dejará de percibir en las arcas del Estado un importe -con un cálculo conservador- equivalente al $52.000 millones. A ello se deberá agregar la eliminación de retenciones a las importaciones, la rebaja a la imposición de automotores de alta gama y otros artículos suntuarios, etc. etc.

La provocada desfinanciación del Estado es utilizada como fundamento para generar despidos en áreas estatales, que evidentemente no serán prioridad en la agenda del actual gobierno. Será fundamento para avanzar sobre el Estado mismo y reducirlo a la mínima expresión. Eso significa reducir el gasto. Y el gasto destinado a ser reducido a la larga será el gasto social, entendiendo por tal lo que signifique ampliación de derechos como la AUH o los incrementos de jubilaciones, las que tarde o temprano serán reducidas a asignaciones más parecidas a la beneficencia que a igualación de derechos; también el llamado "gasto" en educación y tecnología.

Muchos de los gastos sociales se caracterizan por significar prestaciones de servicios tales como los de educación, salud, justicia. La cantidad y calidad del personal es fundamental para que puedan prestarse esos servicios, que hoy están siendo cuestionados.

La escalada de precios de los últimos dos meses no la provocó el gobierno saliente, sino claramente el entrante con su mega-devaluación y con las medidas de política económica que se tomaron. En el fondo, se discute el rol del Estado y el modo en que Argentina decidirá su inserción en la economía mundial.

Lamentablemente no se comprende fácilmente como en un escenario de comercio internacional restringido aun por la crisis internacional del 2008, Argentina lograría reemplazar el producto que rescindirá al afectar su mercado interno, lesionado con una baja brutal del poder adquisitivo, con exportaciones que el mundo no requiere. Esa matriz solo cierra primarizando aún más fuertemente la economía y con un fuertísimo endeudamiento externo.

El mecanismo es sembrar desprestigio de organismos públicos con la excusa que hay demasiados empleados y no trabajan; desprestigiar a las empresas públicas en cuanto a su eficiencia económica sin tener en cuenta su rol social; desprestigiar los productos nacionales fabricados por empresas argentinas. Todas estrategias que ya hemos padecido en otras décadas recientes, tienen un solo fin y es reducir las funciones del Estado y por ende, amparados en las frías y asépticas leyes económicas, reducir el gasto público y sobre todo ese gasto social....

En este contexto, sepamos que todas esas y muchas más son decisiones políticas que marcan las medidas económicas y no al revés!

Sepamos que el país que se proyecta es un país para pocos, con profundas desigualdades. Una parte de la transferencia de ingresos ya la hemos visto, pero seguramente habrá más. Los exportadores no están conformes con el valor del dólar, ni aún luego de eliminarse las retenciones. Quieren más, la lógica del capital es siempre mayor beneficio en el menor tiempo posible. ¿Por qué lo resignarían? Hoy ponen las condiciones. ¿Los perjudicados? Los trabajadores, los jubilados, las pequeñas y medianas empresas, todos ciudadanos de a pie

Graciela Treber
- Contadora -