Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Un grupo de coleccionistas y periodistas puso en funcionamiento Radio Lalala, un proyecto dedicado integralmente a la obra del músico fallecido a comienzos del 2012. Conversamos con Sergio Coscia uno de sus fundadores.
Radio Spinetta
Foto: Sergio Coscia, Gustavo Campana y Mario Torres en la puesta al aire de \"Radio La,la,la\".
Publicada el en Música

Luis Alberto Spinetta es un tótem. Negarlo a esta altura de la historia complicaría las posibilidades para poder explicar y comprender casi todo el transcurrir del derrotero rockero autóctono, que este año cumple, “oficialmente”, 50 años. Con el paso de los años, su obra se convirtió en una fuente inagotable de ideas, imágenes y colores que fueron marcando el rumbo de las generaciones que le siguieron y las que, incluso, desandaron caminos en terrenos y contextos que compartieron con el propio Luis. La suma de todos esos factores confluyen en Radio Lalala, la primera emisora que destina la totalidad de sus contenidos al universo spinettiano.

****

El proyecto nace, como suele suceder, primero de la amistad, y luego de la pasión compartida por Luis” cuenta Sergio Coscia, un melómano extremo que ya había llevado su pasión por Spinetta a su propio medio de vida.  Gracias a su disquería, que conjuga etapas spinettainas bajo el nombre  Mondo Rabioso, conoció a Mauro Torres y a Gustavo Campana, periodistas y amigos a partir de su trabajo en Radio Nacional, cuyas vidas estaban tan atravesadas por la obra del hombre del Bajo Belgrano como la del propio Sergio. Torres, de hecho, es uno de los productores de “Raíz Spinetta”, el disco triple que en el año 2015 pasó el cancionero de Spinetta por el filtro de la fusión folclórica convocando a más de 60 artistas del universo de la música popular argentina.

Cuando la idea surgió, “la pasión, el conocimiento de la obra de Luis, el coleccionismo tanto de Mauro como mío, sumado a que tanto Mauro como operador y Gustavo como periodista, hacía fácil la decisión” asevera Coscia. Con una fuerte base material, con la disquería como base de operaciones para la difusión y “la conciencia de que las posibilidades hoy a través de internet son amplias y accesibles nos garantizaba que íbamos a tener una respuesta mínima de arranque”. Y así fue. Desde la plataforma http://lalalaradio.com.ar/ la obra de Luis Alberto se complementa con contextos históricos, historias alrededor de las canciones, recuperación histórica de archivos, declaraciones y entrevistas en torno a Spinetta y el mundo que a partir de él se fue construyendo. Una programación de 24 horas que propone una especia de mantra que no alberga sólo a fanáticos sino que invita a quienes han permanecido ajenos a esa obra a adentrarse naturalmente en ella.

Según Coscia, el trabajo se desarrolla “de manera afiebrada pero llena de convicción”. En esa dirección, destaca que “el trabajo más duro y fundamental se lo cargó Mauro, editando y haciendo una artística que de movida llamó la atención por su nivel y profesionalidad. Las ideas básicas son de los tres, la locución de Gustavo es central, más el aporte desinteresado de muchos otros locutores de Radio Nacional. Mi rol principal es escribir textos, empezar a ordenas memorabilia para su uso al aire pero también a través de una página que estamos diseñando, y entre todos ir craneando cosas que se irán sumando: secciones fijas, programas especiales, entrevistas. Estamos todos los días conectados por la vía que sea contándonos y consultándonos cosas, viendo hasta dónde podemos hacer llegar este sueño fantástico”.

****

En el año 1991, Spinetta le dijo a los periodistas Daniel Riera y Fernando Sanchez que “una buena letra dice algo que hiende al tipo que la escucha y le provoca visiones, pensamientos adversos, o no…Le hace gatillar algo interno que permanecía escondido”. Esa frase que forma parte de una entrevista publicada en la Revista La Maga, en cierta forma entiende el complejo engranaje que conforma un universo que el proyecto Radio Lalala logra reproducir. La forma en que el concepto de una obra puede servir para comprender, desde un sinnúmero de perspectivas, el devenir histórico a partir del cual se desarrolla uniendo factores que, inicialmente, se presentan en planos alejados. Proponiéndoselo o no. “En mi caso particular, tengo 57 años y Luis marcó mi vida desde temprano. Mauro, siendo más joven, llegó por otra vía, pero nos conocimos por ese link poderoso del amor por su obra. Por el lado de Gustavo, sin ser un spinetteano enfermo como nosotros, y siendo un periodista político y con un conocimiento de la historia de nuestro país y nuestra sociedad muy profundo y agudo, le agrega a nuestra mirada un marco que la saca de la mera subjetividad o el simple fanatismo. Creo que eso también es clave en el producto final que se puede escuchar” dice Coscia.

En el inicio del prólogo del libro “Martropía. Conversaciones con Spinetta”, Juan Carlos Diez escribe: “Sospecho que las obras saben más de sus autores que ellos mismos. Así como los sueños siempre son más profundos que su tardía reflexión. El creador es un testigo perplejo que intuye la llegada de ciertas bandadas. Un solitario en la salina que modifica las sombras, los trazos de aquellos aleteos. Pocos conocen ese arte. Spinetta es uno de ellos”. Luis Alberto supo definirse como un adepto a “las cosas que transforman”. En la profundidad de esas pautas creativas se fue escondiendo el carácter trascendental de su hacer en el mundo y en el mundo que se creó a partir de su apuesta por las pautas transformativas. Sergio Coscia rescata esa apuesta y la pone en el centro de la escena a la hora de pensar el paso de Spinetta por este mundo. “La conciencia sobre lo central y determinante de la obra de Luis nos hace dar cuenta de que, más allá de los gustos personales y las vicisitudes de carrera, éxito o lo que fuera, estábamos en presencia de un genio esencial, un Borges. Lo ames, lo ignores, no lo entiendas o no te guste, sabes que su obra es el parámetro con el que se mide todo el resto. Su influencia es absoluta, porque se trabaja directamente a su sombra, o siguiendo su ejemplo, o sirviéndose de él como disparador de la creatividad, y sino directamente oponiéndosele, tratando de hacer algo completamente distinto” rescata.

****

A juzgar por sus propias expresiones y actitudes, Spinetta renegaría de la voluminosidad que han tomado los actos que elevan su nombre. Pero, más allá de sus pretensiones, él y sus canciones (sobre todo) han mudado en la piel de cientos de miles de escuchas y seguidores lo ha catapultado a la eternidad[i]. Coscia sintetiza el concepto, ventricularmente. “Spinetta es un rasgo de identidad definitivo, un adn, una línea argumental y temática central en nuestras vidas. ¿Cuántas cosas hay en la vida, incluyendo amores y amistades, que puedan permanecer a lo largo de décadas sin degradarse, sin traicionarse? Luis fue siempre cercano. Sus discos nos acompañaron, nos educaron, nos iluminaron, nos desafiaron siempre. Seguimos encontrando respuestas en ellos, nuevos deslumbramientos, significados, y una emoción que es siempre necesaria y está viva. Parafraseándolo, esto será siempre así, quedándose o yéndose.

 

[i](…)Si alguna vez yo mudo en tu piel, me uniré a la eternidad(…)”. Fragmento del tema “Abrázame inocentemente (del lemur a la boa)”. Disco “Silver Sorgo”. Año 2001.

César Martín Pucheta
- Periodista -