Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Midnight special
Amor interplanetario
Foto:
El joven director norteamericano Jeff Nichols creó una película de ciencia ficción que rinde tributo a los clásicos del género y retoma la figura del niño con poderes extrasensoriales como eje del relato
Publicada el en Cine

Cuando se piensa en películas de ciencia ficción se las suele asociar con superproducciones, pero no todas abordan el género desde ese lugar. Midnight especial forma parte de este último grupo. Su intrigante inicio condice con esta aseveración; en él se aprecia a dos hombres, presumiblemente fugitivos, que pretenden proteger a un misterioso niño que es intensamente buscado. ¿Quiénes son?, ¿qué relación existe entre ellos?, ¿de qué bien tan valioso es poseedor el infante?, ¿hacia dónde se dirigen?, son interrogantes que se irán desenvolviendo plácidamente hasta que el rompecabezas tome forma definitiva.

El norteamericano Jeff Nichols (que no llega a las cuatro décadas) dirigió sólo cinco films, pero todos ellos dramas muy poderosos, donde la familia es el centro de todo. Antes de Midnight special realizó Shotgun stories, Atormentado y Mud. Su trabajo más reciente es Loving (sólo apreciado en el último festival de Cannes).

Nichols contó que dos circunstancias dieron origen a Midnight special. Por un lado, la paternidad generó en el director un instinto protector que superó lo racional (quizás debido a un problema de salud que sufrió su pequeño hijo); por el otro, la repetición de una imagen en su cabeza: un auto de época (que terminará siendo un Chevrolet Chevelle 1972) sin las luces encendidas atravesando a toda velocidad la ruta.

El eje de la historia es Alton, un niño de 8 años que es reclamado por dos bandos: los miembros de una religión (similar a la de los menonitas) que creen que el chiquillo es una especie de salvador clave para evitar lo que se avecina el día 6 de marzo; y el FBI, que considera que el pequeño está manejando información clasificada. Paralelamente, Alton está descubriendo los comics y preguntándose qué es la kryptonita (aquella piedra que era la única capaz de debilitar a Superman y de anular sus poderes) mientras lidia con su extrema sensibilidad a la luz, su capacidad de hablar en diferentes idiomas, y su propensión a provocar alteraciones tempo-espaciales.

El título Midnight special hace referencia a una canción de Creedence, Clearwater Revival, que es entonada por Dan Aykroyd y Albert Brooks en el film Al filo de la realidad (1983) de John Landis, Steven Spielberg, Joe Dante y George Miller.

Se podría decir que la primera mitad del film ofrece los enigmas y la segunda las resoluciones, en la cual también se notan más los homenajes de Nichols al cine de este género que lo marcó en su adolescencia. La evocación a Encuentros cercanos del tercer tipo (1977) de Steven Spielberg se contempla en que el personaje del agente del FBI lleva un apelativo francés (Paul Sevier, emulando a Claude Lacombe en su momento interpretado por François Truffaut) y se nutre de valores muy disímiles a los de sus pares. Además, en congruencia con esta película, se observa la utilización del nombre Roy. El estado de salud del menor, que empeora a cada minuto, recuerda a las vigilias de Elliot procurando salvar a E. T. el extraterrestre en la cinta homónima de 1982. Con Starman el hombre de las estrellas (1984) de John Carpenter, Midnight special comparte la urgencia del corto plazo del que se dispone y la persecución sufrida por parte de agentes del gobierno. Por último, con Mercury rising (1998) de Harold Becker, coincide en la necesidad de protección que necesita un niño que posee dotes sobrenaturales.

Midnight special es una superproducción de autor con mucho de road movie y de cavilación sociopolítica encubierta, ya que se advierten referencias a lo acontecido con Edward Snowden, a la justificación de la violencia y al fundamentalismo. A esta idea se puede agregar la opinión del cineasta acerca de su obra: “Realmente no me importa mucho la trama. Creo que la trama está muy sobrevalorada. La trama es evidentemente necesaria, pero lo que realmente me importa es lo que está afectando emocionalmente a la audiencia. Tener un pensamiento para mí mismo y luego una experiencia emocional para mí mismo, para de alguna manera transferir eso a la audiencia”.

El elenco de la película es inmejorable: Michael Shannon (Sólo un sueño) es el actor fetiche de Jeff Nichols (participó en todas sus producciones) e interpreta a Roy. Joel Edgerton (El regalo) da vida al adusto Lucas. Kirsten Dunst, aquella niña de Entrevista con el vampiro que hoy sorprende por la madurez y audacia de sus roles, da vida a Sarah. Jaeden Lieberher (St. Vincent) encarna a Alton y Adam Driver (Mientras somos jóvenes) a Paul Sevier.

Para finalizar, vale rescatar un punto en el que Midnight special coincide con El principito: el hecho de que hay amores que exceden lo físico, que traspasan planetas.

FICHA TÉCNICA:

Midnight special. Estados Unidos. 2016. 111’

Dirección y guión: Jeff Nichols

Intérpretes: Michael Shannon, Joel Edgerton,

Kirsten Dunst, Adam Driver, Sam Shepard,

 Jaeden Lieberher

Analía Casero
- Historiadora -