Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Sobre el macartismo del diario La Nación
Dime quién eres
Por | Fotografía: Mechi Ferreyra
Foto: El juez Vaca Narvaja fue atacado por la Nación por su compromiso con los derechos humanos.
Los ataques del diario de los Mitre al juez federal Vaca Narvaja por frenar el tarifazo de gas a las pymes se inscriben en el potencial destructivo de la prensa que denunciara Juan Bautista Alberdi.
Publicada el en Reflexiones

El potencial destructivo de la prensa es una preocupación que tiene algún tiempo. En nuestros pagos, data de la época de Juan Bautista Alberdi (1810-1884).

Actitud constantemente actualizada por algunos medios y periodistas, en los últimos días hubo un caso que se puede calificar como “ejemplar” para ilustrar esta actitud denostadora. El juez federal de Córdoba, Miguel Vaca Narvaja, dispuso suspender la suba en las tarifas de gas para las PyMes.

Luego de conocer la orden del magistrado, el diario La Nación, en su página web, publicó un artículo titulado: “¿Quién es Miguel Vaca Narvaja?”. Al interior de la nota se detalla que el padre y el abuelo del juez fueron asesinados durante la última dictadura cívico-militar. Se aclara que el padre pertenecía a la organización Montoneros.

Se lo presenta como un “admirador” de Raúl Zaffaroni, ex integrante de la Corte Suprema, y lo emparentan con Cristina Kirchner, quién tiene una nieta con el apellido Vaca Narvaja.

El artículo asegura que tuvo “intentos infructuosos en concursos para camarista y juez civil, hasta que Cristina Kirchner lo designó juez federal”, y de broche de oro, ungiéndose como delator de pecadores, la denuncia web de La Nación remata: “Defensor de la idea de separar la religión de la Justicia, el juez pidió que, en su ceremonia de asunción, se retiraran los crucifijos”.

La nota que intenta mostrar al juez como incompetente y adicto al gobierno anterior, está obturando la verdadera noticia. Una gran cantidad de PyMes, el sector que más puestos de empleo genera en Argentina, recibió boletas de gas con aumento de más del 300% y multas luego del fallo de la Corte Suprema.

A esta altura del partido está de más decir que los medios no pretenden describir una realidad sino constituirse como autores exclusivos del imaginario social. Con la llegada del macrismo, esta verdad se transformó en obviedad. 

La historia del juez es narrada en términos de prontuario. Se cuentan los hechos que, se supone, van a disparar lo peor del lector. Buscan provocar un efecto en él, inundarlo de rabia, teñirlo de cólera. Con este tipo de artículos condenatorios buscan alimentar la intolerancia y dejar en claro quién es (su) enemigo. El lector pone al medio en el lugar del ideal y bajo esa óptica interpreta todo lo que recibe.

Para intentar explicar el proceso que genera la estructura mediática en la sociedad, la psicoanalista Nora Merlin afirma: “Para Hanna Arendt, el mal asume variadas formas en la cultura, una de ellas es hablar desde la perspectiva del odio y la agresividad. Ambos efectos son destituyentes de los vínculos sociales, lo que redunda en que atenten contra la salud de un pueblo”. Además, afirma que el derecho a la libre expresión en algunas ocasiones se confunde con la libertad de agresión verbal o de odio en la escena pública. Cualquier semejanza con nuestra realidad no es obra del destino.

Para confirmar los dichos basta con observar, no muy detenidamente, los comentarios que dejan los usuarios en la nota. La mayoría escudados atrás de perfiles falsos, se atreven a denigrar, insultar, maldecir y varios etcéteras. Vale aclarar que el artículo fue el segundo más leído de ese día.

Los medios hegemónicos ejercen un control esencial para el mantenimiento del sistema político, con el fin último de mantener un sistema económico desigual. De la mano del control también arrojan bombas de odio y resentimiento que en algún lugar estallan.

Como última reflexión, me atrevo a dejar una pregunta: ¿Qué diría un artículo titulado “Quién es La Nación”? Posiblemente la respuesta esté en lo que escribió, hace más de un siglo, Juan Bautista Alberdi: “Esa prensa cree que un adjetivo es un argumento y que un ultraje una razón”.

Esteban Viu
- Estudiante de Comunicación Social -