Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
"Nada por perdido", de Guillermo Ricca
La resurrección de Aricó
Foto: Alejandro de Oto y Ricardo Forster acompañaron a Ricca en la presentación de su libro sobre Aricó.
A través de un trabajo medular, que bucea en los escritos éditos e inéditos del fundador de la mítica revista Pasado y Presente, el investigador riocuartense Guillermo Ricca traza un apasionante recorrido por la obra y el pensamiento de uno de los mayores íconos del marxismo latinoamericano
Publicada el en Libros

Un panel de lujo se refirió anoche, en la sala Alberto Pinto del remodelado centro cultural del Andino, a la opera prima del profesor de la Universidad Nacional de Río Cuarto Guillermo Ricca: “Nada por perdido. Política en José M. Aricó”.  Alejandro de Oto y Ricardo Forster fueron los encargados de presentar una obra que no dudaron en definir como “el estudio más completo” sobre el pensamiento del fundador de la revista Pasado y Presente, que tuvo que exiliarse en México durante la dictadura cívico militar y regresó al país para apoyar el proyecto democrático del presidente Raúl Alfonsín.

El libro de Ricca plantea un apasionante recorrido por la obra de “Pancho” Aricó. Pero no se trata de un recorrido estático, ni reverencial, ni canónico. El estudio de Ricca –una adaptación de su tesis doctoral en Estudios Sociales de América Latina- plantea, por el contrario, una permanente interpelación la trayectoria y la evolución –o readaptación- del pensamiento del intelectual cordobés. Anoche, ante un salón colmado que siguió las instancias de la presentación con atención casi reverencial, de Oto rescató el impecable trabajo de archivo realizado por el autor, pero  destacó como uno de los mayores méritos de su investigación el carácter dialéctico de su interpretación. Recordó a Aricó como “una biblioteca viviente” y señaló que el libro de Ricca logra reflejar esa vivacidad de pensamiento, esa permanente interpelación, esa lucha incansable de Aricó contra la canonización y las verdades absolutas.

El propio Ricca destaca en su libro el que fue uno de sus principales objetivos, al rechazar la “periodización” esquemática en que suele encuadrarse el pensamiento de Aricó –que apoyó, en distintos momentos históricos, al guevarista Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP), a la guerrilla urbana de Montoneros y al primer alfonsinismo-: “(…) no se trata de impugnar esta periodización, en todo caso interesa abrir, deconstructivamente, sus supuestos o silencios: intentar otra lectura, más atenta a la historicidad de un pensamiento –en el sentido indicado por Zizek- que a su evolución en etapas o períodos. Dicho de otra manera: nos interesa visualizar y exponer en la aproximación a una textualidad las marcas de aquella intensidad de un oficio de intervención y traducción unidas a las huellas que indican los límites de un pensamiento, aquello que impide su clausura y le obliga a volver sobre sí y recomenzar o repetir, de manera diferida, su propia operación”.

El recorrido propuesto por Ricca muestra los primeros planteos políticos del Aricó director y editorialista de Pasado y Presente -revista emblemática de los años sesenta que irradió desde Córdoba su luz revolucionaria al resto del país-, su temprana adhesión al pensamiento del italiano Antonio Gramsci  y su inevitable confrontación con el férreo estalinismo del Partido Comunista Argentino, que terminaría expulsándolo de sus filas.

Una de las primeras prácticas disruptivas de Aricó –recuerda Ricca- fue la crítica al acendrado anti peronismo de los comunistas ortodoxos. Tras apuntar que Aricó exigía “dejar de repudiar en bloque el pasado”, Ricca (re)interpreta el pensamiento del joven intelectual cordobés como un severo cuestionamiento al positivismo estalinista del PC argentino. En este sentido, apunta que el pedido de Aricó suponía en realidad “(…) dejar de repudiar en bloque al movimiento nacional popular que identifica al grueso de la clase  obrera en Argentina.

“Abandonar el momento polémico –señala Ricca- para pasar al momento historiográfico en un desplazamiento político que implica dejar atrás el sueño de una regularidad histórica hecha de leyes inexorables al modo de las leyes de la naturaleza, en beneficio de la historia considerada como un campo finito de posibilidades dadas a la acción humana”.

“Aricó no renunció nunca a la práctica política”, advirtió, a su turno, Ricardo Forster, que con su gruesa voz inundó el primer piso del Andino al evocar con nostalgia al pensador del que escuchó hablar siendo un adolescente y al que tuvo la dicha de conocer en su temprana  juventud, cuando la filosofía era todavía un objeto lejano y difuso. “Escuchar conversar a “Pancho” con el “Toto” (Héctor) Schmuckler y Oscar Del Barco fue una experiencia que no olvidaré nunca”, acotó el autor de “La anomalía kirchnerista”, quien no dudó en definir a Aricó como “un verdadero maestro”.

Forster trazó un vívido retrato de Aricó, a quien definió como un “auténtico comunista”, un pensador socialista capaz de interpelar al propio Karl Marx y oponerse tanto a los agoreros de la muerte de las ideologías como a los revolucionarios de manual. Además de rescatar su inabarcable erudición, lo recordó como un gran tipo, un conversador delicioso –“si uno desgrababa una charla con él tenía un artículo listo para una revista”, graficó- y un tipo sencillo que profesaba el culto a la amistad.

Además de elogiar el trabajo de Ricca sobre la obra de Aricó, Forster destacó los últimos capítulos del texto, cuando el investigador riocuartense ahonda sobre el pensamiento de Aricó vinculado a la democracia, en su etapa “alfonsinista”. “Ese pensamiento está absolutamente vigente. Diría más, hoy está más vigente que nunca”, sentenció el ex secretario de coordinación estratégica para el Pensamiento Nacional del gobierno kirchnerista.

El cierre de la presentación estuvo a cargo del autor, que explicó las dificultades que tuvo para acceder a los materiales (hasta ahora) inéditos de Aricó y se explayó sobre las claves de su (re)lectura del intelectual cordobés.

La guerrilla rural, la guerrilla urbana, el Cordobazo (que Aricó anticipó de alguna manera al caracterizar a Córdoba como la “Turín” argentina), el exilio –prolífico para Aricó en la revisión de autores tan caros a América Latina como José Carlos Mariátegui-, la revolución cubana y el “hombre nuevo” guevarista, la derrota política de las organizaciones armadas en Argentina y la brutal irrupción del Terrorismo de Estado, la primavera alfonsinista y las limitaciones de la democracia burguesa son algunos de los temas que atraviesan transversalmente  la obra de Aricó y, por tanto, el libro de Ricca.

Un libro imprescindible para entender –y sobre todo, rescatar- el pensamiento vivo de uno de los intelectuales más lúcidos que dio la Córdoba revolucionaria, herida de muerte por el Terrorismo de Estado y reconvertida por su decadente clase dirigente en el reaseguro conservador del proyecto político más reaccionario que gobierna el país desde la restauración democrática.

Ficha técnica:

Nada por perdido. Política en José M. Aricó.

Guillermo Ricca. UniRío Editora.

Colección Académico-Científica.

Río Cuarto, Córdoba, 2015.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -