Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Tras los pasos del rock nacional
Anatomía del grupo Almendra
Foto:
Julián Delegado, joven historiador doctorado en música, indaga en la conformación del mítico grupo que integraron Luis Alberto Spinetta, Emilio Del Guercio, Edelmiro Molinari y Rodolfo García.
Publicada el en Libros

El libro se titula Tu tiempo es hoy. Una historia de Almendra. Lo redactó Julián Delgado y lo editó la empresa Eterna Cadencia. La calidad del texto me permitió la cómoda lectura del atrayente contenido, en 255 páginas. La existencia y obra del grupo musical es el hilo conductor del desarrollo de nuestra peripecia colectiva, en la etapa con punto de arranque en la década de los años sesenta, tan emblemática en el siglo pasado.

Julián Delgado nació en Buenos Aires en 1987. En consecuencia, no pudo recurrir a su propio espejo retrovisor para mirar hacia atrás. Lo que hizo fue apelar a la formación académica, la inclaudicable curiosidad, la actitud rigurosa y la genuina emoción al servicio de la investigación, que ubica a Almendra como testimonio de una época, no apta para las frívolas evaluaciones.

Julián Delgado Viñals es profesor de Historia y Magister en Ciencias Sociales con especialidad en Música, con diplomas extendidos por la Universidad de Buenos Aires y la Escuela de Altos Estudios de París, respectivamente. Disfrutó escuchar a Almendra y con su papá Marcelo concurrió al estadio de Vélez Sarsfield para ver en acción a Luis Alberto Spinetta, Emilio Del Guercio, Edelmiro Molinari y Rodolfo García. Fue el 4 de diciembre de 2009 y la experiencia abonó el terreno para el proyecto de rastrear los sentidos de la propuesta que se trasmitía desde el escenario y conmovía a los nuevos y a los veteranos espectadores.

La confluencia de los cuatro artistas en la aventura de la creación, respondió a antecedentes en común. Nacieron entre 1947 y 1950. Cada cual anduvo en aulas de Biología, Conservatorio y Bellas Artes. Desde la adolescencia, Spinetta, Del Guercio y Molinari eligieron instrumentos de cuerdas; García la percusión. En sus familias había estímulos más o menos gravitantes para la vocación insinuada. Fueron sensibles a las influencias que suministraban protagonistas del universo cultural. Eran integrantes de la inorgánica tribu de flacos con el pelo largo, que trabajaron para formarse, con ensayos de larga duración en la casa de Spinetta, en el porteño barrio de Belgrano.

De lo particular a las circunstancias, al espíritu de época, a la inestabilidad institucional. De la desazón a la expectativa de que el humanismo le gane a la prepotencia de los poderosos. Con lucidez Julián Delgado arma las piezas sueltas de la situación y la claridad desplaza a la confusión. En 1966 la rutina del golpe de Estado se expresó en la noche de los bastones largos. Almendra, nombre permeable a un abanico de interpretaciones, debutó el 20 de agosto de 1968, en un lugar cerrado. En la promoción previa se utilizaron el volante de mano en mano y la difusión de grabaciones mínimas en programa de radio dedicado a la música pop, con asesoramiento de entendido en la cuestión comercial.

Almendra subió al flamante tren de rockeros cantando en castellano, en las voces de Spinetta y Del Guercio. Julián Delgado destaca el carácter ecléctico del repertorio, sin desechar el tradicional vals “Desde el Alma”, de Rosita Melo, con un respetuoso arreglo. Sus saberes del mundo de los sonidos, autorizan que Julián Delgado describa, puntualmente, la performance de la guitarra rítmica, el bajo, la guitarra eléctrica y la batería. El análisis se profundiza en el comentario de cada uno de los temas del primer long play del grupo. Diarios y revistas de aquel tiempo son la fuente de información de actuaciones de Almendra en espacios abiertos y cerrados, en clubes de barrio, en el Instituto Di Tella, en un happening, en el Luna Park, en la metrópolis y en giras por el interior del país.

“Nada se hace solo y pocas cosas duran para siempre. Por eso recordad (…) que cada época requiere su propia respuesta”, recomendó, en 1992, Willy Brandt, ex canciller de Alemania. En diciembre de 1970 Almendra se disolvió por razones que motivaron alguna certeza de parte de sus protagonistas y varias hipótesis, casi conjeturas, de terceros. El desenlace es lo que más pone a prueba las competencias culturales de Julián Delgado, por la dinámica de los procesos políticos y sociológicos, con el trasfondo de logros efímeros y desazones prolongadas. El desafío es asumido y superado por el escritor de Tu tiempo es hoy.

Hay versiones de Spinetta y Del Guercio acerca de la separación acordada. Incluye posiciones cuestionadoras de la indefinición del grupo ante la acuciante realidad. Señala la incidencia del Cordobazo (1969) y la adhesión a métodos violentos en las secuencias del proceso intenso. Es el pasaje en el que el texto nos interpela, porque la perplejidad que complicó a Almendra no es distinta a la que desconcertó a la vida individual, con encaje en la vida colectiva. Música y letras del grupo se inscribieron en la escala progresiva, con la ética de la flexibilidad. El vértigo de los acontecimientos superó el ritmo de la evolución. Para Julián Delgado, mantenerse unidos “(…) significaba, en pocas palabras, no mirar de frente las limitaciones con las que su proyecto de transformación había colisionado”.

La edición del disco Almendra II fue el consuelo que quedó para los seguidores del grupo. El 24 de marzo de 1976 el asalto al poder para desplegar la feroz dictadura. En diciembre de 1979, el eventual reencuentro del conjunto para realizar, con censura previa, seis recitales en el club Obras Sanitarias. En enero de 1980, gira por Rosario, Córdoba, Mendoza, la República Oriental del Uruguay y Mar del Plata. En total, 100 mil espectadores, sujetos a razias y espionaje. En 1981 un nuevo peregrinaje musical, por 42 lugares. Los elogios y cuestionamientos, confrontaron. No faltó quien habló de comercialización de la nostalgia.

Por fin, lo esperado por Julián Delgado, por entonces un joven de 22 años de edad: ver a Almendra, ganándole de mano a la muerte de Luis Alberto Spinetta, sucedida el 8 de febrero de 2012. Hecho que acentuó el objetivo de la investigación en curso. El fruto es el objeto presentado en la librería Borges, ubicada en el porteño barrio de Palermo. Obra tan grata como útil para saber cosas que no se saben, sin tabiques generacionales, de profesión, de estudios cursados y de gustos.

Guillermo Alfieri
- Periodista -