Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
"Las maldiciones", de Claudia Piñeiro
Todo vale
Por | Fotografía: Gentileza Radio Nacional
Foto: Claudia Piñeiro vuelve a sorprender con una novela atrapante y profunda.
La última novela de la autora de Las viudas de los jueves plantea un alucinante viaje al corazón de la política new age. Especulación, oportunismo y frivolidad como trasfondo de una historia de amor surgida al calor de la ambición
Publicada el en Libros

Claudia Piñeiro vuelve a deslumbrar con una novela atrapante de principio a fin. Política, periodismo, un crimen irresuelto y una historia de ambición desmedida trazan el panóptico narrativo de Las maldiciones, su último libro, basado en la historia de un joven dirigente político dispuesto a todo para allanar su camino a la Casa Rosada.

Si La viuda de los jueves expuso en su momento la miseria oculta detrás de las elegantes mansiones de los countries de la provincia de Buenos Aires –ícono de los años ´90-, Las maldiciones corre el velo de la política new age, develando sus peores vicios: el pragmatismo a ultranza, la manipulación mediática, la orfandad de convicciones y el oportunismo perenne. “Valores” posmodernos que pintan el paisaje de una historia atrapante en la que el protagonista se sumerge, capítulo a capítulo, en un inextricable laberinto de mentiras del que parecerá imposible salir.

La disputa política se plantea en la emblemática provincia de Buenos Aires, donde radica el 40 por ciento de la población del país. Ese territorio por momentos inexpugnable será el escenario de una extraña investigación periodística que, más allá de las estadísticas y los documentos históricos, buceará en la insondable maldición de esa tierra que condena a sus gobernantes a no acceder jamás a la presidencia de la Nación. En paralelo, para evitar sucumbir a la maldición, el vigoroso candidato del nuevo partido que irrumpió arrasador en el firmamento político –cualquier semejanza con el PRO no sería pura coincidencia- se propondrá dividir ese vasto territorio maldito para cimentar su futuro político gobernando una nueva provincia y así allanar su propio camino hacia la Casa Rosada. Y por si faltara algún ingrediente, en el medio se produce un asesinato. Y, parafraseando a la autora, es sabido que “la muerte tiene la certeza que nunca tendrá la política: hay un cadáver”.

En ese escenario de fuerte disputa política, una de las protagonistas –movilera estrella de televisión que investiga la maldición de la provincia de Buenos Aires para apuntalar su primer desafío editorial- se enamora de uno de los asesores más cercanos al poderoso dirigente del nuevo partido. Y ese amor la llevará al corazón de la historia que alimenta la novela, una trama compleja inspirada en la sórdida necesidad (política) de una familia capaz de ceder su propio destino a manos del consejero partidario, un gurú del marketing que estará omnipresente en cada una de las decisiones de la joven pareja. Para asegurar la certeza de sus consejos, el moderno hechicero de reminiscencias duranbarbianas someterá previamente cada decisión al oráculo sagrado de los focus group.

Mientras la historia de los protagonistas fluye al ritmo de un policial, la autora rinde un merecido tributo al ex presidente Raúl Alfonsín, cuya estatura política lo eleva muy por encima de los rastreros personajes que desfilan por su novela. Y entrevista a su hijo Ricardo (diputado) y al ex gobernador Eduardo Duhalde, en un novedoso ejercicio literario/testimonial que agrega una cuota de realismo a un relato ficcional que por momentos se asemeja demasiado a la triste cotidianeidad de estos tiempos.

Las maldiciones serán finalmente exorcizadas – o no- en La Plata, la fascinante ciudad de las diagonales y las grandes veredas. Pensada como experimento urbano para la vieja Europa, se erige en la capital de una provincia maldita. Y en torno a la mismísima piedra fundacional de esa ciudad se montará el epílogo de una historia en la que la autora, apelando a una escena casi cinematográfica –o mejor, televisiva-, intentará romper el hechizo contraponiendo superstición y amor al egoísmo y la ambición. Pese a tanta podredumbre, renacerá el círculo virtuoso de la condición humana, aunque la política aprovechará para reconvertir las esquirlas de una casi tragedia en un nuevo atractivo electoral. La verdadera maldición –o las maldiciones- es que la política deviniera en mero instrumento de poder.

Ficha:

Las maldiciones, de Claudia Piñeiro.

Alfaguara (Narrativa Hispana),

Buenos Aires, 2017. 320 páginas.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -