Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Los twitts de Baldassi, Llaryora y Carro después de las PASO
Redes con sabor a peperina
Foto:
Un análisis sobre el comportamiento en la red social twitter de los candidatos más votados en las PASO permite avizorar los cambios en su estrategia de campaña de cara a las elecciones generales de octubre.
Publicada el en Reflexiones

El domingo 13 de agosto se realizaron las elecciones PASO (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) con el objeto de conocer quiénes serán los partidos y frentes políticos que logren un piso de 1,5% de votos válidos para poder competir en las elecciones legislativas del día 23 de octubre. Lo que está en juego es la renovación de 124 diputados nacionales y 24 senadores nacionales, estos últimos pertenecientes a ocho provincias del país.

Córdoba renueva nueve diputados nacionales. De ahí la importancia en el contexto del mapa electoral. Con un total de 2.884.358 electores habilitados para sufragar http://www.lavoz.com.ar/politica/gran-cordoba-con-el-mayor-aumento-de-electores-y-el-60-del-padron, CAMBIEMOS logró el 44.66% de los votos emitidos. Esta fuerza política, encabezada a nivel nacional por el presidente Mauricio Macri, divide sus votos entre Héctor. Baldassi (37.9%) y Dante Rossi (6.87%), dando como sumatoria el total expresado.   

El  segundo lugar se ubicó Unión por Córdoba. Martín Llaryora encabezó la lista y logró el 28.31% de los votos. El candidato es actualmente el vicegobernador de la Provincia, lo cual lo posiciona como el candidato oficialista.

El espacio Frente Ciudadano, con fuerte afinidad con la ex presidenta Cristina Fernández, llevó como primer candidato a Pablo Carro. Logró el tercer lugar en las PASO con el 9.90% de los votos emitidos.

Además de los mencionados espacios y referentes políticos hubo otros competidores en las elecciones: Frente de Izquierda (4.35%), Encuentro Vecinal (2.44%), Izquierda al Frente (2.24%), Primero la Gente (2.15%), GEN (1.26%), País (1.05%), Partido Humanista (0.92%) y Somos Progresistas (0.77%).

¿Cómo utilizaron los tres candidatos que encabezan las listas de sus espacios políticos las redes sociales, en especial la red social twitter, la semana posterior a las elección, comprendida entre el 13 al 20 de agosto? ¿Cuál fue la estrategia seguida por los candidatos en la red Twitter para continuar con la campaña de cara a las elecciones del mes de octubre? Para contestar estos interrogantes analizamos las cuentas personales de Baldassi, Llayrora y Carro.

Nos propusimos, por un lado, analizar las temáticas propuestas en los mensajes difundidos por cada competidor, apelando al análisis del discurso con el fin de revelar los sentidos y significados de esos temas. Por el otro, se analizaron datos cuantitativos con el fin de conocer la manera en que los mensajes emitidos por los candidatos fueron considerados por los seguidores de cada una de las cuentas.

¿Qué temáticas difundieron los candidatos en sus cuentas de Twitter la semana posterior a las PASO?, ¿a quienes apelaron principalmente para re difundir los mensajes a la ciudadanía?, ¿se produjo algún tipo de comunicación entre el candidato y sus seguidores?, ¿cuáles fueron las cifras referidas a los Rett y Me Gusta para cada candidato?

Enredados

Hay abundante literatura especializada sobre la temática de las redes sociales, y en particular la red social Twitter. En general, para los pensadores del campo de la comunicación, Twitter forma parte del ecosistema comunicacional que tiene en Internet y en la telefonía celular el soporte principal para que se produzca una comunicación diferente a la tradicional.

Ahora, el contexto favorece un proceso abierto, dialógico, bidireccional, participativo con múltiples direcciones, a través del cual los involucrados pueden constituirse como prosumidores: productores y consumidores de información.

Es cierto que en el ecosistema comunicacional los actores pueden tener diferente poder de difusión. Hay actores poderosos que por razones o recursos políticos, económicos u otros pueden alcanzar constelaciones más amplias de internautas que aquellos que solo participan con el objeto de estar presentes en la discusión pública, pero que carecen de la infraestructura de los primeros. Aun así, quienes se predisponen a actuar en el espacio público virtual son capaces no solo de difundir contenidos y mensajes, sino que poseen la facultad de interpelar lo publicado por otros. Este es el juego comunicacional que nos propone el nuevo contexto donde actúan las redes sociales.

En ese ambiente comunicacional, en nuestro país la red social del pajarito tiene una cantidad aproximada de 12 millones de cuentas activas (http://www.infotechnology.com/online/Twitter-tiene-118-millones-de-usuarios-en-la-Argentina-20160314-0001.html, generándose cerca de 14.000.000 mensajes diarios, lo cual la transforma en una poderosa herramienta de difusión masiva http://www.infotechnology.com/online/Twitter-tiene-118-millones-de-usuarios-en-la-Argentina-20160314-0001.html.

Twitter es una de las redes sociales más utilizada por los dirigentes políticos de todo el mundo, y nuestro país no es la excepción. Cuentas como las de Cristina Fernández de Kirchner o Mauricio Macri están entre las más populares. Compiten en cantidad de seguidores con cuentas de personajes de la farándula o el deporte.

En 140 caracteres, Twitter requiere de agudeza y creatividad para que el mensaje pueda captar la atención de los internautas. Mensajes a los que se les puede adherir fotografías o pequeños videos para ser más atractivos. Así, esta herramienta se convierte en una fuente importante de información tanto para el campo de la política como del periodismo, pero también de quien esté interesado en conseguir –o producir- pequeñas dosis de información casi en tiempo real.

Córdoba twittera

Los dirigentes políticos cordobeses forman parte de la red social Twitter. Al 13 de agosto último, Baldassi sumaba en su cuenta personal 25.7K de seguidores y seguía a 486; Llayrora tenía 44.8K seguidores y seguía a 210; y Carro tenía 2146 seguidores y seguía a 854.

Como se observa, los candidatos que más votos sacaron en las elecciones son también quienes poseen mayor cantidad de seguidores en la red social. No obstante, la cantidad de “seguidos” es pequeña, lo que pone en duda la posibilidad cierta del uso bidireccional de la herramienta comunicacional. Sobre todo porque esta última particularidad es la puerta para poder llevar a cabo un proceso de vinculación de ida-vuelta entre dirigente y seguidor. Obviamente, esto no significa que a mayor cantidad de internautas “seguidos” haya mayor interacción social entre dirigente y seguidor. Ni que seguidores sean sinónimos de votos asegurados.

La composición de la portada de cada una de las cuentas personales tiene una impronta diferente. A Baldassi, además de la foto personal, hay una de fondo donde se lo ve con dirigentes políticos de la provincia e incluso con el propio presidente Macri. Hay un vínculo directo entre su posición política y su posicionamiento nacional.

Llayrora plantea una estrategia comunicacional diferente en la presentación de su página de Twitter.  Además de su retrato personal, se muestra una fotografía donde aparece abrazando a una persona, creando la sensación de cercanía máxima entre dirigente y seguidor.

Por su parte, el candidato kirchnerista Carro exhibe una portada con su retrato personal y una fotografía en compañía de Cristina Fernández de Kirchner, con el lema Frente Córdoba Ciudadana y una consigna de campaña: “Para volver a tener futuro”. Construcción discursiva que no deja dudas de su alineamiento político con el espacio orientado por la ex presidenta.

El día después

Entre el 13 y y el 20 de agosto se recolectó información de las cuentas de Twitter de Baldassi, Llayrora y Carro para conocer de qué manera se usó la herramienta comunicación pos elecciones PASO. Una lectura preliminar señala que la utilización de Twitter presenta un abanico disímil y heterogéneo: si nos atenemos a los números, fue Baldassi quien más veces difundió mensajes a lo largo de esa semana: un total de 31 Tuit aparecen en la cuenta del legislador: 12 de producción propia y 19 Re-Tuit.

Si se enfoca el análisis en los Tuit propios, se observa que los seguidores hicieron ´clik´ en ´Me Gusta´ en 521 oportunidades, en tanto los mensajes emitidos por Baldassi cosecharon un total de 163 re-tuit.

Además, en la construcción del mensaje se incorporaron fotografías (7) y emoticones (4). Este tipo de recurso está entre las sugerencias de los expertos, que dicen que un mensaje ´adornado´ tiene más posibilidades de ser leído y en consecuencia crea un estado de circulación mediante los ´click´ a la opción “me gusta” y los retuit.

Los tuit enviados por Baldassi lograron un total de 37 respuestas por parte de los seguidores. Además, fue el el único que se tomó el tiempo para responder algunos de los tuit enviados por sus seguidores. Es cierto que las respuestas fueron escasas, pero constituyen una iniciativa que colabora en el proceso dialógico que posibilita este tipo de recurso comunicacional.

Llayrora hizo uso de Twitter para enviar –en la semana observada- 27 mensajes: 16 propios y 11 re-tuits. Cosechó un total de 647 retuit de sus mensajes personales y 1.664 “me gusta” para esos mismos mensajes emitidos. Fue muy diferente la cantidad de ´me gusta´ entre Llayrora y Baldassi, con clara preponderancia del primero. Esto es importante en el sentido de que el Tuit difundido ha sido considerado como significativo por los seguidores, al punto de que se acepte compartir la valoración con el resto de la comunidad virtual.

La distinción entre uno y otro candidato en el uso de la herramienta es que Llayrora construye el discurso político con recursos similares a Baldassi, fotografías (10) y emoticones (3), pero se diferencia de éste por la incorporación de pequeños videos (2) lo que proporciona un recurso comunicacional más para que los seguidores puedan hacerlo suyo y producir el circuito de circulación permanente.

Los seguidores de Llayrora respondieron en 54 ocasiones a los mensajes difundidos por el líder. Sin embargo, no encontraron ninguna respuesta por parte del candidato. Cuestión que reduce la posibilidad de ampliar el espacio público virtual y con ello el diálogo entre dirigente y seguidores.

El caso de Carro es bien diferente. Sus Tuits estuvieron exclusivamente circunscriptos a las elecciones PASO. Apenas fueron 5 los enviados: 4 corresponden a su producción personal y uno a Retuit.

No obstante, ese número pequeño logró 629 “me gusta” y 261 Retuit. En tanto, consiguió 35 respuestas de sus seguidores.  Al no hacer un análisis exhaustivo de las respuestas no se puede aseverar los motivos de sus comentarios, pero se puede plantear como hipótesis que esas respuestas responden al aliento político de sus seguidores-votantes debido al importante porcentual logrado en las urnas.

Un video y cuatro fotografías forman parte del paisaje de los discursos difundidos por Carro. Es importante decir que hay una fotografía con la imagen de Cristina Fernández de Kirchner, líder del candidato cordobés.

Dime qué twitteas

El análisis a los mensajes de las cuentas de Twitter de los tres principales candidatos cordobeses a diputados nacionales puede hacerse bajo tres dimensiones: su referencia a las elecciones PASO; su alusión a las políticas públicas y, sus mensajes referidos a cuestiones sociales.

Respecto de su posición sobre las PASO, hubo claras diferencias. Baldassi tuitteó dos tipos de mensajes: uno de convivencia política (“felicitaciones de corazón a todos los candidatos cordobeses que ayer decidieron participar e involucrarse. De ellos se aprende”) y otro de alineamiento al gobierno nacional (“De Córdoba fuimos los que iniciamos el motor del cambio”). También retuiteó mensajes del presidente Macri (“¡Qué lindo día en la historia de nuestro país!. En estas horas vivimos mucha emoción”).

Llayrora no hizo alusión directa a la elección del 13 de agosto, sino que hizo una apelación al futuro (“El crecimiento no para y eso es lo que vamos a defender en octubre”). Intentó así despegarse de la derrota y plantear el nuevo horizonte electoral en octubre. En esto se ajustó a lo que aconseja la literatura especializada: la elección es un proceso que se inicia cuando se postulan los candidatos y finaliza el día del voto, en este caso en octubre. A diferencia de Baldassi, agradeció a los fiscales y autoridades de mesa por el trabajo realizado (“Muchas gracias a todos los fiscales y a las autoridades de mesa por garantizar la transparencia el día de hoy”).

Una lectura a los tuits de Carro revela su satisfacción por el tercer lugar logrado en las PASO (“Hemos hecho una gran elección. Somos tercera fuerza en Córdoba. Nos encontramos a las 21 en Olmos y Maipú para celebrar. Esto recién empieza”). Su tuit apeló a la emoción como generadora de esperanza hacia el futuro: “Esto recién empieza” sugiere el inicio de un camino que puede llevarlo al Congreso Nacional. El candidato también realzó su identificación con Cristina Fernández de Kirchner: “El gobierno manipuló el escrutinio para ocultar el triunfo de Unidad Ciudadana en Bs. As. y Santa Fé. 2 de cada 3 votaron en defensa propia”.

En cuento a las políticas públicas, dos de los tres candidatos se refirieron a ese aspecto tras el resultado de las PASO (Carro no hizo ninguna mención al tema). Sin embrago, las diferencias son sustanciales, tanto por lo difundido como por la cantidad de tuit publicados.

En su estrategia, el vice gobernador se vale de su posición para mantener la campaña a través de la publicidad de actos de gobierno. Apeló a la obra pública que se lleva a cabo el gobierno provincial: construcción de rutas, arreglos de rutas, construcción de planta potabilizadora, cloacas, entre otras, son obras que toma para crear su discurso en twitter. “La educación genera más oportunidades. Nos alegra anunciar que dos nuevas aulas del #programaAURORA se construirán en #VillaConcepciónDelTio”, decía uno de los mensajes difundidos el 15 de agosto con la intención de plasmar que más allá de la elección el gobierno provincial sigue haciendo obras para mejorar las condiciones de vida de los cordobeses. Otro de los tuit de Llayrora decía: “Esta mañana rubricamos en #Devoto el convenio que pondrá en marcha obras para la red de cloacas en esa localidad. ¡Más obras, más progreso! Quedó clara la estrategia comunicacional del vice gobernador.

Baldassi, no difunde ningún mensaje propio sobre las políticas públicas para la provincia. Busca suplir su déficit alineándose con la pretensión del gobierno nacional de mostrar que las obras en la provincia forman parte de los recursos que envía e invierte la nación. Por eso apela a un mensaje (tuit) de un funcionario nacional para expresar que la nación también piensa en crear obras: “Más colocas para #Córdoba: hoy licitamos una obra que mejora la calidad de 3000 vecinos en los barrios de El Ceibo y Villa allende #PlanDelAgua” (17-8-2017).

Finalmente, respecto de las cuestiones sociales, Carro tampoco las mencionó en sus tuits post PASO, en tanto que Llayrora y Baldassi se refirieron a los festejos por el día del niño, la conmemoración del cumpleaños de alguna localidad o la entrega de subsidios a instituciones. Pero hubo diferencias entre ambos.

Llayrora, por ejemplo, en relación al aniversario la muerte del General San Martín, difundió un Tuit para realzar la figura del libertador: “Honremos al padre de la #Patria. El General José de #SanMartín cambió para siempre la historia de nuestra nación, nos hizo libres y soberanos”. También aprovechó la red social Twitter para hacer mención a la intención del gobierno provincial de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos mediante la entrega de subsidios a familias de una localidad: “Como Emilia, más de 50 familias de #VillaConcepciónDelTio, recibieron aportes #VidaDigna para mejorar las condiciones de sus hogares”. La estrategia discursiva se planteó en una continuidad de gestión, en el sentido de que ya se había realizado este tipo de subsidios en otra localidad. Continuidad que pone al vice gobernador como un hacedor permanente.

Baldassi apeló a la cuestión social con referencias más emocionales. Así, por caso, para el día del niño construyó un discurso con una figura que posee cuatro caras de niños en el centro, acompañado por la leyenda: “Por los chicos, todo! Feliz día”, añadiendo un emoticón de un corazón. Sobre el día de conmemoración de San Martín, simplemente expresó: “Amor a la patria”, con una fotografía de un gorro militar en el medio y la consigna: “17 de agosto. Aniversario de la muerte del Gral San Martín”.

Baldassi evitó en sus tuits referencias a la entrega de subsidios. Esto lo aleja del candidato oficialista, que sigue en campaña permanente como miembro del gobierno provincial.

Fue muy escasa la referencia de los candidatos a actividades legislativas o de política internacional, pese a que la situación en Venezuela forma parte destacada de la agenda del oficialismo nacional.

Twitter, elección y después

En definitiva, el domingo 13 de agosto los ciudadanos de la provincia de Córdoba asistieron a sufragar por alguno de los candidatos a diputado nacional que ofreció el abanico de postulantes. Tres de esos candidatos concitaron la mayor cantidad de votos: Baldassi 37.9%, Llayrora, 28.37% y Carro, 9.90%, lo que da una sumatoria de 76.1% del total de los votos. Pero si a ese valor se le agrega el 6.76% del contrincante de Baldassi en la interna de Cambiemos, se reúnen el 82.86%. Datos por demás significativos para comprender de qué manera se plantean las estrategias post PASO con el fin de transcurrir la campaña hacia el mes de octubre, momento de las elecciones legislativas que dirimirán quiénes serán efectivamente los nuevos representantes del pueblo cordobés en el Congreso de la Nación.

El acercamiento a las cuentas de Twitter de cada uno de los candidatos seleccionados revela similitudes y disparidades. Quizás las paridades se plantean entre los dos más votados. Uno con referencia permanente al gobierno provincial, el otro con referencia en el gobierno nacional.

Ambos contendientes encuentran en Twitter la herramienta comunicacional para difundir sus puntos de vista con respecto a las PASO. Las estrategias son bien distintas. Sin embargo, sus mensajes pueden condensarse en las tres dimensiones planteadas: elecciones PASO, políticas públicas y cuestión social.

En algo también coinciden, aunque haya alguna diferencia: en el uso que se le da a Twitter en el momento de establecer un diálogo con sus seguidores. Ni Carro ni Llayrora generan las condiciones de bidireccionalidad con sus seguidores. Esto no significa que Baldassi sea un dirigente internauta pleno. Aún está lejos, pero sí se diferencia claramente de sus competidores inmediatos.

El caso más llamativo en el uso de la red social es la propuesta por Carro: no refleja ninguna estrategia para posicionarse después de las PASO. Al contrario, su participación quedo reducida al día de la elección, sin proyectar los pasos a seguir en la campaña de aquí en más.

Octubre está cerca. Twitter al lado. Depende de cómo se lo use habrán potenciado el acercamiento, el diálogo y la discusión pública. De lo contrario desperdiciarán una herramienta fundamental de la comunicación política actual. Los candidatos tienen la palabra y las acciones. La comunicación puede colaborar, pero no hace magia.

Ramón Monteiro
- Doctor en Ciencias de la Comunicación -