Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Se presentó en Córdoba el nuevo libro de Hernán Vaca Narvaja
Masetti, la biografía
Por | Fotografía: Nerina Bertola
Foto: Adolfo Ruiz, Hernán Vaca Narvaja y Mariano Saravia durante la presentación de \"Masetti, el periodista de la revolución\".
Los periodistas Adolfo Ruiz y Mariano Saravia presentaron el libro “Masetti, el periodista de la revolución”. Su autor destacó la vigencia del ideario masettiano y vinculó a Gendarmería con su desaparición y la de Santiago Maldonado.
Publicada el en Crónicas

“Era un periodista brillante, apasionado, comprometido con la realidad, que supo rodearse de los mejores hombres para crear la única agencia internacional de noticias continental que fue capaz de competir de igual a igual con los grandes pulpos norteamericanos de la información”, dijo Hernán Vaca Narvaja, autor de “Masetti, el periodista de la revolución”, durante la presentación del libro realizada el último jueves en el centro cultural Obispo Mercadillo de Córdoba.

Flanqueado por los periodistas Adolfo Ruiz y Mariano Saravia, Vaca Narvaja contó que su investigación sobre Masetti le llevó alrededor de seis años y que el libro es continuidad de su tesis de Maestría en la Universidad Nacional de La Plata. “Llegué a Masetti a través de (Rodolfo) Walsh, que trabajó con él en Prensa Latina y escribió por primera vez su historia en el prólogo al libro Los que luchan y los que lloran, que proyecta a Masetti como uno de los mejores cronistas de guerra del siglo veinte”, apuntó el director de revista El Sur.

Vaca Narvaja destacó que el libro no es una apología de Masetti, sino que muestra al hombre imperfecto, con sus contradicciones, aciertos y grandes yerros. Sostuvo que, al igual que sucedió con Rodolfo Walsh, su mejor momento periodístico se produjo cuando el periodista estuvo en tensión con el revolucionario. “Cuando Masetti viajó a Cuba a entrevistar a Fidel y el Che encontró un pueblo heroico que resistía con viejas escopetas y machetes a las fuerzas del dictador Batista. Y en un momento dado, frente al cadáver de un niño destrozado por la metralla de la aviación batistiana, se preguntó qué estaba haciendo ahí con su birome y su libretita en lugar de empuñar un fusil”, apuntó. Y dijo que pese a su creciente compromiso revolucionario y su adhesión al ideario guevarista, mientras estuvo en Prensa Latina Masetti priorizó siempre una concepción liberal del ejercicio periodístico.

“Masetti tenía una máxima que siempre repetía a sus periodistas: somos objetivos, pero no imparciales, porque no se puede ser imparcial entre el bien y el mal y no es decente, pretextando imparcialidad, permanecer indiferente entre el honrado y el ladrón, el justo y el asesino o el patriota y el cipayo”, dijo Vaca Narvaja, parafraseando a su biografiado.

El periodista invitó a leer el libro sin preconceptos “porque encontrarán un Masetti humano, contradictorio, a un periodista ambicioso que fue devorado por la pasión revolucionaria y que en solo siete años pasó de entrevistar a los líderes guerrilleros y fundar una agencia continental de noticias a comandar la guerrilla del Che Guevara en Argentina”.

Sobre la muerte de Masetti, el autor aseguró que en el expediente judicial que investiga desde hace décadas su desaparición y la de Atilio Altamira hay un testimonio que apunta a la Gendarmería: “Hay un baqueano de apellido Borges que asegura haber visto, dos años después de la caída del Ejército Guerrillero del Pueblo, un cadáver esqueletizado atado a un árbol, con impactos de bala y un reloj Rolex en su muñeca izquierda. El Rolex era el reloj que usaban los altos mandos de la guerrilla guevarista. A su lado, según el testimonio, había otro esqueleto atado de pies y manos, que podría ser el cuerpo del guerrillero Altamira”.

Vaca Narvaja rindió tributo a su profesor de Maestría y primer director de tesis, Martín Malharro, a quién está dedicado el libro. “Malharro era un cordobés nacido en Bell Ville pero porteño por adopción. Tenía un enorme talento periodístico y literario y era autor de varias novelas policiales. Había adoptado a San Telmo como su lugar en el mundo y al mítico bar El Británico como su segundo hogar. A su empuje, sabiduría y convicción debo la concreción de este libro, porque estaba tan o más entusiasmado que yo con el proyecto de contar la vida de Masetti”, concluyó.

Dar testimonio

Adolfo Ruiz admitió que casi no conocía a Masetti antes de leer el libro para la presentación. Destacó la trayectoria profesional de Vaca Narvaja “y su obsesivo periodismo de investigación” y valoró la vigencia del pensamiento masettiano: “El manual de estilo que implementó Masetti en Prensa Latina lo ha internalizado y aplicado Hernán (Vaca Narvaja) a la perfección, porque se trata de un manual con plena vigencia en estos días en que a muchos el ejercicio de la profesión por parte de algunos colegas nos produce una tremenda vergüenza”.

Ruiz rescató la capacidad periodística de Masetti y considero imperdonable que su historia sea prácticamente desconocida en Argentina. Dijo que se sorprendió al ver el staff que el argentino había reclutado para su agencia, entre quienes estaban hombres de la talla Rodolfo Walsh, Rogelio García Lupo y Gabriel García Márquez. “Masetti supo darse cuenta del momento histórico que vivía y se decidió a nadar en el río de la historia”, concluyó.

Mariano Saravia reivindicó la proyección continental de la tarea de Masetti y destacó su espíritu revolucionario: “En algún momento decidió que no alcanzaba con contar la historia, que había que ser protagonista y se decidió a emprender el camino de la lucha armada”, apuntó. Para ilustrar esa decisión, leyó un párrafo de la despedida de Masetti al pueblo argelino en su célebre carta a Mustafá –nombre simbólico-, en la que renunciaba a escribir un libro sobre la batalla de Argelia porque había decidido pelear él mismo en Argentina. “Estoy apurado. La historia me urge. Y en mi patria, mi pueblo espera ansioso llenar las páginas que la historia le depara”, leyó Saravia, parafraseando a Masetti.

Saravia evocó la importancia de la gesta cubana, la participación de Walsh y Masetti en el descubrimiento de las claves secretas de la invasión a Playa Girón y la participación del periodista argentino en la guerrilla del Che. Y aseguró que el libro de Vaca Narvaja constituye un aporte imprescindible para la comprensión de la revolución latinoamericana y la lucha de los pueblos por su emancipación. “Con este libro en circulación ya no hay excusas para invisibilizar el aporte fundamental de Masetti al periodismo revolucionario de América Latina”, concluyó.

El cierre musical estuvo a cargo del talentoso Miguel Ángel Aguirre, que supo ser la primera voz de Los Trovadores y deleitó al público con algunos temas clásicos como “Milonga del fusilado”, “Todavía cantamos” y “Hasta siempre Comandante”.

Redacción El Sur
- -