Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
¿Se cae el Fútbol para Pocos?
Un pelotazo en contra
Foto: Los popes de la llamada “nueva AFA” junto a directivos de Turner y Fox en la presentación de la Superliga.
Se viene un “amparo para todos” en la Justicia Federal. Es para tratar de sostener la gratuidad de la televisación de los partidos de la Superliga
Publicada el en Crónicas

“No te quedes afuera”. Con un eslogan tan sugestivo como “noventista”, las señales de las cadenas estadounidenses Fox y Turner salieron a la cancha para promocionar el nuevo “Pack Fútbol”, la televisación de los partidos de Primera División de la AFA con un sistema de imagen de alta definición (HD), que empezará a regir el primero de noviembre próximo.

El campeonato de la temporada 2017/2018, bajo la pomposa denominación de Superliga, ya tiene varias fechas de recorrido, pero la decisión de patear la pelota para después de las elecciones legislativas del 22 de octubre no es casualidad. El Gobierno Nacional no quiere que el malhumor de la gente por el final del programa “Fútbol para Todos” y el regreso al “Pay Per View” altere los números de las recientes primarias abiertas, que le dieron un mayoritario espaldarazo a sus casi dos años de gestión.

Los operadores de cable (Cablevisión, DirectTV y las cooperativas del interior) ya ofrecen el nuevo servicio por un adicional de 300 pesos mensuales, aunque a ese monto hay que agregarle el costo del decodificador del “High Definition”, un servicio que no es mayoría entre los casi 11 millones de abonados del país. El nuevo orden del fútbol televisado ya dejó fuera de juego a los canales de TV abierta, que en los últimos tiempos se habían sumado a la difusión de la voluminosa grilla de partidos que cada fin de semana integran la oferta de la máxima divisional del balompié local. En breve, también quedará al margen la televisión satelital abierta (TDA), por lo que la pelota sólo rodará en el cable.

Pero el fútbol argentino no sólo se mira por TV. En breve también se jugará en Tribunales, en virtud de una movida político-judicial que se reflejará en “una lluvia de amparos” que caerá en los estrados federales de todo el país, reclamando la continuidad de la gratuidad de la difusión de los partidos. “Las medidas cautelares serán presentadas en los juzgados federales de las 24 provincias argentinas, y tendrán como objetivo que se garantice la continuidad del Fútbol para Todos”, destacó el abogado Leonardo Martínez Herrero, quien trabajó en la redacción del recurso junto a Gabriel Mariotto, ex vicegobernador bonaerense, ex coordinador del programa “Fútbol para Todos” y actual legislador del Parlasur.

“En breve los habitantes de la Nación Argentina tendremos que pagar para acceder a los contenidos audiovisuales de los partidos de fútbol de Primera División de la AFA, en virtud del contrato celebrado entre esta entidad y las empresas Turner y Fox mediante el cual se deja de transmitir el fútbol en forma gratuita, violando esto una promesa de campaña electoral –N. de R.: “El Fútbol para Todos’ seguirá, pero sin política en el medio”, aseguró Mauricio Macri en el fragor de la campaña presidencial de 2015– y los derechos adquiridos de los ciudadanos”, puntualizó Martínez Herrero.

El letrado porteño confía en que el reclamo tenga una respuesta favorable en la Justicia, y en este sentido apunta sus expectativas hacia Córdoba, donde en los próximos días se avanzará en el contacto con posibles litigantes: “Somos conscientes de que en el interior del país vamos a tener una mayor aceptación, ya que la Justicia Federal de la Ciudad de Buenos Aires siempre ha fallado a favor del gobierno. Sabemos que en los juzgados cordobeses han aceptado amparos en casos muy resonantes, por lo que tenemos altas expectativas de obtener buenos resultados en esa plaza”. Y aclaró: “En todos los casos, las demandas serán contra el Estado Nacional”.

El pedido de amparo, a cuyo borrador tuvo acceso revista EL SUR, se fundamenta en disposiciones de la Constitución Nacional y en el articulado de la Ley de Medios Nº 26.522. Asimismo, alude a “tratados de derechos humanos”, “derechos del consumidor” y “derechos del niño”, y hasta califica como “una afrenta a la dignidad humana” al impedimento al acceso de la información y a la difusión de eventos culturales y deportivos de interés relevante. 

En tal sentido, el abogado cordobés Fernando Flaczek, especialista en la temática de los derechos del consumidor, señaló: “En principio, el caso no encuadraría como específico de esta materia en particular. Y si el tema se encara desde el punto de vista del incumplimiento de una promesa electoral, hay que decir que una decisión política no es materia de un juez. Es lo mismo que un funcionario anunciara la construcción de un puente en un determinado lugar y que un estudio de factibilidad posterior hiciera procedente modificar el lugar del emplazamiento original”.

En una nota publicada recientemente en el diario Página/12, el periodista Gustavo Veiga precisó que “la anunciada catarata de amparos que serán presentados en distintos juzgados federales del país, ya tiene un antecedente en el pago chico de Mariotto, el municipio de Lomas de Zamora. Es un proyecto de ordenanza del concejal Julio Rivero, que milita en el espacio Patria para Todos, que conduce el dirigente kirchnerista en el plano nacional”. El artículo de referencia añade: “En votación unánime, el Concejo Deliberante aprobó un proyecto de comunicación para que se puedan transmitir los partidos gratis a los vecinos del distrito. Pese a que se ausentaron los concejales de Cambiemos y la UCR para no convalidarlo, alcanzaron los votos del Frente para la Victoria, el Frente Renovador y el GEN. El propósito del edil es que el municipio programe los encuentros por TV en teatros, cines, plazas y centros culturales”.

Fútbol para Pocos

Una de las primeras decisiones que tomó el actual Gobierno Nacional fue designar como responsable del programa “Fútbol para Todos” (FPT) a Fernando Marín, un productor de medios que tuvo su “cuarto de hora” entre 2000 y 2006 como presidente de “Blanquiceleste S.A.”, la gerenciadora del Racing Club de la post-quiebra que tuvo a Mauricio Macri como una especie de mecenas o socio encubierto.

“El fútbol va a seguir siendo gratis hasta 2019”, fue la primera declaración de Marín como funcionario macrista. “Nosotros tenemos la obligación de respetar el derecho adquirido por el ciudadano”, argumentó por entonces el hombre que en los ’80 se jactaba de haber sido el artífice del desembarco de la serie televisiva “El Chavo del Ocho” en Argentina. Más temprano que tarde, el viento se llevaría sus palabras. Y también las de Macri.

Fue el ex presidente de Belgrano Armando Pérez, por entonces a cargo del Comité de Regularización de la AFA (un eufemismo para maquillar la intervención encubierta de la Fifa, la Conmebol y el Gobierno Nacional), quien en agosto de 2016 anunciaría el final del matrimonio por conveniencia que Julio Humberto Grondona había sellado con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner exactamente siete años atrás, cuando –aún con achaques y sospechas- todavía era el amo y señor de la pelota. “En 2017, el Fútbol para Todos no estará más”, fue la sentencia de Pérez.

Las formalidades del caso, incluido el pago de una suma extraordinaria de 350 millones de pesos del Gobierno a los clubes, quedarían plasmadas en el Acta Acuerdo de Rescisión Bilateral que la AFA y la Secretaría General de la Presidencia de la Nación firmaron el pasado 24 de febrero y que siete días más tarde, con fecha 2 de marzo, fue publicado en el Boletín Oficial.

Un informe posterior que se difundió desde Casa Rosada dio cuenta de un desembolso estatal de 9.739.525.238 pesos, entre 2009 y 2017, para sostener el FPT. En el despacho de la jueza María Servini de Cubría está el expediente de la causa que investiga los siete años y medio de convivencia entre la AFA y el Gobierno Nacional, y cuyas primeras certezas derivaron en el procesamiento de Mariotto, el ideólogo de los amparos. Los ex jefes de gabinete Aníbal Fernández y Jorge Capitanich son otros de los exfuncionarios cuyas conductas están bajo observación judicial. La nómina de procesados se completa con varios exdirigentes de la AFA: Luis Segura, Rafael Savino, Miguel Silva, Carlos Portell, Rubén Raposo y José Lemme.

Lo que vino fue la licitación de los derechos de televisación de la flamante Superliga (“nadie sabe bien lo que es, por ahora es un superpancho”, declaró días atrás Armando Pérez, director ejecutivo en la actual conducción de Belgrano que encabeza su delfín Jorge Franceschi), y a ese partido lo ganaron dos “equipos” estadounidenses Fox Networks Group y Turner. ¿Los perdedores? ESPN y Mediapro. ¿El arma del triunfo? La promesa de TSC (Televisión Satelital Codificada, perteneciente al Grupo Clarín) de renunciar al juicio que llevaba adelante contra la AFA por la finalización anticipada del vínculo que unía a ambos antes del lanzamiento del “Fútbol Para Todos”.

¿Y qué tiene que ver Grupo Clarín en toda esta historia? Despacito, para que tome nota: Turner pertenece a AT&T, que también es dueña de DirecTV, que es dueña de Torneos y Competencias, que es socia de Clarín, que es dueña de Cablevisión. En buen romance, todo queda en familia. Más allá de que algunos quieran esconder el parentesco con el “Fifa Gate”, reconocido por el propio ex CEO de Torneos y Competencias Eugenio Burzaco, quien admitió el pago de sobornos que hizo en nombre de la empresa televisiva “para obtener y mantener los derechos comerciales de varios torneos”.

Antes de fin de año Burzaco será juzgado en Estados Unidos por el mayor escándalo de sobornos y corrupción de la historia del fútbol, que ya se llevó puestos a varios “pesos pesados” que parecían “llevarla atada”, como el suizo Joseph Blatter, el francés Michel Platini, los paraguayos Nicolás Leoz y Juan Ángel Napout, el belga Jerome Valcke, el uruguayo Eugenio Figueredo y el hondureño Alfredo Hawit Banegas. Cabe recordar que, en esa oscura trama de conspiraciones y fraudes, hace apenas 10 meses una corte federal del condado neoyorquino de Brooklyn levantó los cargos contra Torneos y Competencias a cambio del pago de una multa de 112,8 millones de dólares.

En Argentina, los nuevos dueños de la pelota acordaron un pago de 1.526 millones de pesos en concepto de anticipo de contrato (“valor llave”) y 2.700 millones de pesos por el primero de los cinco años de vigencia del contrato que se firmó el pasado 4 de abril y que incluye entre sus cláusulas una opción preferencial de prórroga por cinco temporadas más. En su afán de potenciar el producto fútbol y hacerlo más atractivo para los eventuales abonados, las dos empresas crearon señales exclusivas (Fox Sports Premium y TNT Sports) y sumaron algunos programas que, sin demasiadas variaciones para lo que es la gastada y muchas veces patética oferta del rubro, complementan las transmisiones. En definición estándar y con fecha de vencimiento (el próximo 31 de octubre, cuando cada banca del Congreso ya tenga nombre y apellido), las señales Fox Sports 2 y TNT le hacen un lugarcito al fútbol argentino, en medio de otros eventos deportivos menos convocantes y de algunas películas más o menos pasadas de moda.

¿Y si la pelota cae en las barandillas? En ese caso, habrá alargue, y quizá penales. Y quizá más temprano que tarde Turner y Fox caerán en la cuenta de que el fútbol es otra cosa, un ámbito donde no siempre ganan indefectiblemente los poderosos. O tal vez les caiga la ficha de que no es tan Súper esta Liga que le vendieron, en la que en la tercera o cuarta fecha los equipos “grandes” ya ponen actores de reparto porque –mala costumbre argentina, alentada este año por un pésimo armado de los calendarios sudamericanos- reservan a los protagonistas para el escenario internacional.

Hugo Caric
- Periodista -