Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Día del Periodista
El periodismo bajo fuego
Por | Fotografía: Gentileza INNOVA+C
Foto: Ausente el Estado, las nuevas tecnologías no alcanzan para sobrevivir a la concentración mediática.
El Estado Nacional contra los medios regionales
Publicada el en Reflexiones

Ahogo financiero, presión impositiva al límite de la confiscación, un modelo económico basado en políticas monetaristas y ajustes que favorecen la mayor transferencia de recursos de la historia, concentración de la pauta publicitaria nacional en cinco grandes beneficiarios junto a la inversión publicitaria oficial en gigantes extranjeros de las redes sociales, constituyen la tormenta perfecta que pone en riesgo al periodismo en Argentina.

Este dramático cuadro de situación se completa con la reducción constante de espacios periodísticos críticos hacia la acción del gobierno nacional, al punto de haberse constituido en una absoluta rareza en los medios de comunicación integrantes del capital concentrado. Más de tres mil puestos de trabajo perdidos desde principios de 2016 a la fecha -según surge de los datos de la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa- constituyen el dantesco saldo de casi tres años de una sostenida política contra el periodismo.

Para los medios gráficos regionales y aquellos cuyos ingresos sólo provienen de la actividad inherente a la empresa periodística, el panorama no puede ser peor. Nuestras empresas y emprendimientos -expresiones concretas de la defensa de las economías regionales- no participan de negocios diversificados que sostengan económicamente la defensa de intereses ajenos a los de sus comunidades. Por el contrario, los medios gráficos regionales constituyen el único espacio de confluencia para el desarrollo de las economías, la política, el deporte y la cultura de las comunidades a las que pertenecen. Esta sola característica convierte a los diarios y periódicos regionales en sujetos merecedores de la protección del Estado.

Sin embargo, la situación es muy diferente.

Los constantes incrementos de precios de insumos dolarizados, imprescindibles para la actividad, como lo son el papel, chapas de impresión, tintas se combinan con un tarifazo eléctrico. Como si no bastara, la presión fiscal se profundiza sobre las pymes y emprendimientos cooperativos o autogestionados.

Esta gravísima situación económica, sumada a la decisión política de concentrar casi el 50% de la pauta publicitaria nacional en cinco grandes grupos, se profundiza en el interior del nuestra Argentina: A modo de ejemplo, en Córdoba el Grupo Clarín se queda con 9 de cada 10 pesos que la Nación invierte en publicidad “con criterio federal”.

Y no es todo. Desde principios de 2016 a la fecha no deja de crecer la inversión publicitaria del gobierno nacional en redes sociales y empresas extranjeras de marketing digital, algunas de ellas involucradas en escándalos internacionales por viralización de noticias falsas y manipulación de la opinión pública, torciendo la voluntad popular y poniendo en peligro la esencia misma de la democracia.

Si bien cada uno de estos aspectos resulta de una extrema gravedad, la confluencia de todos ellos constituye un accionar que pareciera estar deliberadamente dirigido a producir la desaparición de los medios regionales.

A horas de celebrarse en Argentina el Día del Periodista, los editores gráficos regionales advertimos que los profesionales de la prensa son el insumo fundamental de nuestro trabajo. No hay periodismo sin periodistas y no existen canales de expresión de nuestras comunidades y herramientas de defensa de las economías regionales, sin diarios y periódicos regionales.

Jorge Conalbi
- Presidente de Dypra -