Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Caso Dalmasso: el fiscal apunta al móvil económico
El viudo y compañía
Foto: Macarrón fue a Tribunales el día de su cumpleaños. Ahora lo acusan de haber instigado el crimen de su esposa.
El fiscal Pizarro acusó a Macarrón de haber pagado para que asesinaran a su esposa. La nueva figura penal atribuida al viudo tiene una pena de cadena perpetua, pero no ordenó su detención. En los próximos días podría imputar a su ex vocero, Daniel Lacase, como partícipe necesario o co autor del crimen de Nora Dalmasso.
Publicada el en Crónicas

No fue un cumpleaños feliz para el viudo más famoso del país. Marcelo Eduardo Macarrón pasó la mañana de su natalicio número 59 en el Palacio de Justicia de Río Cuarto, donde llegó acompañado por su abogado Marcelo Brito. Tras sortear un enjambre de periodistas que lo aguardaban impacientes en las escalinatas y subir los tres pisos que lo condujeron a la Fiscalìa de Primer Turno, escuchó la nueva acusación en su contra de boca del fiscal Luis Pizarro: “Homicidio calificado por precio o promesa remuneratoria agravado por el vínculo”, delito tipificado en el artículo 80 inc. 3 del Código Penal, que prevé una pena de prisión perpetua.

En otras palabras, el fiscal lo acusa de haberle pagado a un sicario para que asesinara a su esposa mientras él jugaba al golf en Punta del Este aquél lejano fin de semana de noviembre, del que están por cumplirse doce años.

Vestido con saco azul y camisa celeste, pálido y por momentos con la vista extraviada, Macarrón se abstuvo de declarar.  Estuvo apenas 25 minutos en la Fiscalía y logró eludir a la prensa porque le permitieron retirarse por el ascensor interno del edificio –reservado para presos y funcionarios-, que lo llevó al subsuelo y desde ahí a la calle Deán Funes.

Seguido de cerca por los periodistas que se percataron de su rápida huida, Macarrón caminó a paso veloz hasta llegar a la plaza Roca, donde se subió al primer taxi que encontró. Pero como el vehículo estaba en la cola, el chofer le explicó que tenía que abordar el primero de la fila. Así lo hizo hasta que finalmente logró perderse en el tráfico del centro.

Su abogado, el inefable Brito, estuvo extrañamente cauto cuando habló con los periodistas. Admitió a regañadientes que había una nueva acusación contra Macarrón  y precisó que su cliente se abstuvo de declarar. Se retiró temprano, no sin antes cuestionar al fiscal general de la Provincia, Alejandro Moyano, y a los legisladores provinciales que hablaron de la posibilidad de iniciar juicio político a los fiscales que tuvo la causa en caso de que ésta finalmente prescriba.

La nueva imputación

Pasada la una de la tarde y ante la insistencia de los periodistas, Pizarro se asomó por la barandilla de la Fiscalía y explicó el alcance de la acusación contra Macarrón: con la nueva imputación –explicó- se produce un cambio de “la plataforma fáctica” del proceso y negó la posibilidad de prescripción porque al tener una pena de prisión perpetua los plazos se extienden a 15 años y en noviembre recién se cumplirán 12 desde que se cometió el crimen.

Pizarro se negó a adelantar cualquier medida procesal, pero no descartó que en los próximos días cite a declaración indagatoria a Daniel Lacase, ex vocero de Macarrón, a quien acusaría de ser partícipe necesario o co autor del mismo delito atribuido al viudo. “Yo estoy trabajando a pleno en esta causa desde septiembre del año pasado”, explicó el fiscal que se ocupa de los casos de narcomenudeo en Río Cuarto y Río Tercero, pero que se abocó al estudio de la causa Dalmasso a pedido del fiscal general de la Provincia, Alejandro Moyano.

El cambio de carátula no implica un beneficio procesal para Macarrón, pero lo saca de la escena del crimen, donde lo había llevado la prueba científica incontrastable del ADN. Habrá que ver con qué elementos probatorios cuenta el fiscal para sostener que el viudo fue el autor intelectual del homicidio de su esposa, quién o quienes lo acompañaron en el presunto plan para asesinarla y, sobre todo, a quién le pagó para que la matara. Un camino probatorio que, salvo las nuevas e inminentes imputaciones, se presume de largo aliento.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -