Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
El hallazgo fílmico que conmueve a Coronel Moldes
Estación Illia
Foto:
En1965 un tren repleto de banderas argentinas que trasladaba al presidente Arturo Illia arribó a la ciudad de Coronel Moldes. 53 años después salen a la luz las imágenes inéditas de aquella visita histórica.
Publicada el en Crónicas

12/02/2018“Hay que recuperar, mantener y transmitir la memoria histórica,

porque se empieza por el olvido y se termina en la indiferencia”

 José Saramago

La historia comienza con dos latas oxidadas, olvidadas en un rincón del sótano de Moldes Coop, la cooperativa eléctrica de Coronel Moldes. Nadie sabía el tesoro que guardaban esas latas y la importancia que tenían para la comunidad. “Nos estábamos mudando, viene la señora de la limpieza y me dice: “encontré esto. ¿será para tirar?” Eran dos bolsas de papel madera, cuando las abrí me di cuenta que eran latas donde se guardaban las cintas, ahí supe que eran importantes”, cuenta Fabiana Bovio, empleada del establecimiento. Las latas jamás volverían a su rincón. Tampoco quedarían en sus manos. “Me puse en campaña para buscar alguna manera de digitalizarlas”, afirma Bovio con una sonrisa enorme en su rostro. La tarea no fue fácil. Eran de 16mm y encontrar quien las digitalizara no era tan sencillo, sin embargo, algo le decía que la búsqueda valdría la pena. Después de escuchar varios “no”, Bovio se cruzó con quién cambiaria el destino de las cintas.

Eduardo Aguirre, conocido como “Lali”, es comunicador social y oriundo de Coronel Moldes. Trabaja en la Universidad Nacional de Río Cuarto y anteriormente había producido contenidos audiovisuales sobre la localidad. “Un día voy a Moldes y me encuentro con Fabiana, me dice: “Sabes que encontramos unas cintas, pero no sabemos que tienen””, comenta el moldense. Aguirre se describe como un amante de la historia, coleccionista de fotografías y filmes antiguos. No dudó ni un segundo en sumarse a la búsqueda de alguien que revelara las viejas imágenes. La sorpresa fue mayor cuando, al verlas en contraluz, apareció un tren repleto de banderines argentinos. Los fotogramas reflejaban una gran cantidad de gente reunida y un evento que parecía ser importante. “Fue ahí cuando me di cuenta que se trataba de la visita de Illia, ya que en la lata decía 1965, pero no sabia como estaba, vos la podés ver bien, pero necesitas determinadas condiciones de las cintas, con un mantenimiento, no sabíamos si las iban a poder transferir”, rememora el comunicador.

Después de una intensa búsqueda, las cintas viajaron a Buenos Aires, donde finalmente lograron digitalizarlas. “Estaba ansioso, yo pensé que eran en blanco y negro, cuando las puse y vi que eran a color no lo podía creer”, cuenta “Lali”.

Manos a la obra

Las imágenes muestran el pueblo antiguo, los grandes árboles que embellecen las calles eran apenas arbustos, las edificaciones eran pocas y las calles por las que transitaban solo estaban cubiertas de tierra. Era una reconstrucción de la ciudad de los años ´60, con la llegada del presidente Illia, una fiesta de gran impacto y una historia que significaría para los habitantes una importante carga emocional. “Con esto tenemos que hacer algo, no era recuperarlo y volverlo a guardar, entonces le propuse a la cooperativa hacer un documental y cuando me dieron el sí me comuniqué con el colegio para hacer algo en conjunto”, dice Aguirre.

El interés del comunicador iba más allá de su profesión y su afición a la historia. Había un lazo mucho mas fuerte que lo unía al deseo de mostrar las imágenes. Coronel Moldes es una cuidad con alma de pueblo, que mantiene sus habitantes amarrados a un cordón umbilical, que por más extenso que sea, siempre los hace regresar a su lugar de origen. Así lo cuenta Aguirre, que al hablar del lugar que lo vio crecer se le iluminan los ojos.

El mismo sentimiento lo une a su colegio secundario, por lo que decidió trabajar en conjunto con el establecimiento y otorgarle a la casa de estudio participación en su proyecto.

“Cuando él se estaba por recibir, se contactó conmigo para hacer un trabajo, quería demostrar la importancia de los audiovisuales y que los chicos del secundario puedan producirlos, lo llevamos a cabo y salió muy bien. En esta oportunidad me convocó nuevamente porque sabe que cuando hay una propuesta de trabajo me involucro”, comenta Adriana Domínguez, licenciada en Ciencias Políticas y docente del establecimiento.

El documental sería un trabajo en conjunto del colegio I.P.E.M y T N°280 Agustín Tosco, la Cooperativa Eléctrica de Coronel Moldes y la Universidad Nacional de Rio Cuarto. Fueron los alumnos de sexto año, de la orientación en Comunicaciones, quienes junto a un grupo de docentes y dirigidos por Aguirre comenzaron a trabajar con las inéditas imágenes que tenían como protagonista al presidente Illia. La idea era clara, iban a recrear a partir de las cintas, que pasó el 24 de octubre de 1965 para la historia política de Coronel Moldes.

El trabajo consistía en una profunda búsqueda de información, en largas horas de edición y sobre todo en una decisión importante: ajustar el foco a lo que todo el grupo quería demostrar.

“La cuestión era cuidar las palabras, cada palabra que uno coloca, dónde las coloca, las imágenes que uno elige, por eso insisto, todo es política, pero uno puede hacerla partidaria o no, nuestra intención era no darle un tinte partidario sino resaltar un sistema democrático que no era perfecto, pero si saludable”, recuerda Domínguez.

La docente resalta la importancia que tiene este documental para el aprendizaje de sus alumnos. “Me interesaba que los chicos entiendan que cuando estás produciendo algo, lo argumentas desde algún lugar. En este caso es tener en cuenta la visita de un presidente muy honesto, que representa, a mi parecer, muy bien el sistema democrático en Argentina. La historia debería servir para que aprendamos de nuestros errores y después no arrepentirnos”, insiste la profesora.

Para los alumnos, el trabajo no solo significaba una calificación en sus libretas, sino que para muchos sería la mejor nota de sus vidas. Tenían en sus manos las imágenes que tocarían el corazón de sus vecinos, familiares y de todo aquel que llevara a Coronel Moldes en su sangre.

Tanta es la importancia otorgada por los ciudadanos a aquel momento que a la hora de recordarlo parece que el tiempo no hubiera pasado. 53 años no fueron suficientes para eliminar de la memoria de quienes lo vivieron cada sensación de ese día, emociones que se reflejaron en las entrevistas realizadas para el documental.

Daniela Ressia, técnica productora en medios audiovisuales y docente acompañante del proyecto, comenta: “Una vez hechas las entrevistas empezamos a estructurar el guion, a organizarlo. El trabajo de edición, de las entrevistas, recortes, lo han hecho los estudiantes y eso es muy importante.”

Más allá de lo emocional, los estudiantes destacan la importancia de haber aprendido a editar, trabajar en grupo y coordinar un proyecto.

Tras cuatro meses de trabajo, el colegio envió su resultado a Aguirre, quien seria el encargado de darle el toque final.    “El día que fuimos agenda” fue el nombre elegido para el cortometraje que devolvería a Coronel Moldes un capítulo de su historia. El deseo de reconstruir la visita del presidente ya estaba cumplido, todo un pueblo esperaba expectante su presentación.

A sala llena

El video se reproduciría en uno de esos salones situados en el centro de la ciudad, conocido por los moldenses como “La casa de la Cultura”, espacio físico donde los acontecimientos importantes para la comunidad se llevan a cabo.

El centro cultural que lleva el nombre de Agustín Tosco abrió sus puertas el jueves 25 de octubre, estaba repleto de largas filas de sillas frente a una pantalla. El reloj marcaba las 21 y una gran cantidad de gente se acercaba a la sala, los asientos no fueron suficientes para hospedar a todos los moldenses e incluso había quien observaba con un pie fuera del edificio. Las luces se apagaron y las imágenes se reflejaron en las pupilas de todos los espectadores.

En la pantalla, el presidente de todos los argentinos, Arturo Umberto Illia descendía de un tren y ponía sus pies sobre la tierra moldense, que albergaba a toda una población emocionada por su llegada. En ese entonces, el gobierno central quería fomentar el federalismo en cuanto a la producción industrial, por lo tanto, era necesario promover el suministro de energía. El motivo de la visita del presidente a Coronel Moldes era poner en funcionamiento un proyecto de la cooperativa eléctrica que, a su vez, era parte de un proyecto federal. En la cooperativa eléctrica de la ciudad, inauguraban un motor que proporcionaba energía para toda la localidad, líneas rurales y también abastecía el pueblo vecino de Bulnes. En las grabaciones se ve al presidente Illia dentro del establecimiento, firmando un acta junto a todos los dirigentes y trabajadores de la cooperativa. Además, se lo ve recorriendo las calles de la ciudad, donde las distintas instituciones de Coronel Moldes estaban reunidas para darle una cálida bienvenida. Acompañado por su esposa, el gobernador Justo Páez Molina y autoridades del municipio visitaron distintos puntos de la comunidad, entre ellos la Municipalidad, el Hospital local y el Club Atlético Belgrano.

Lo que más se destaco en la filmación y el testimonio de las personas que fueron parte de aquel momento fue la humildad con la que el presidente, recién electo, se presentó ante la gente. Justificación que utilizaron las autoridades ese mismo día para destacarlo Ciudadano Ilustre y otorgarle las llaves del pueblo.

“Una gran emoción porque para todos los habitantes de Moldes es un hecho que está grabado en la mente de todos y volver a revivir ese momento fue algo nunca pensado para nosotros. Tenía solamente nueve años cuando el presidente vino, revivir aquel momento de 1965 es recordar una persona simple, nos tocaba la cabeza, nos hacia una caricia. Era simple en sus discursos, en sus actitudes y esta noche cada uno recordó eso”, comenta Norma Santo, vecina de la localidad.

Durante la presentación, las cabezas se asomaban buscando encontrar padres, abuelos e intentando reconocerse a si mismos. De vez en cuando se escuchaba la voz de algún anciano que orgulloso decía: “ahí estoy yo”.

El documental finalizó y la Casa de la Cultura se inundó de un aplauso interminable, los alumnos que trabajaron en el proyecto repetían una y otra vez: “Nunca esperamos esto, pensábamos que no iba a venir gente.”. Sin embargo, su trabajo había llegado a los corazones de toda una comunidad, que no supo esconder las lágrimas ante ver las imágenes.

 “Imagine lo que significa para mi ver este documental, si cuando al hablar de recuerdos yo siempre le contaba a mi nieta la misma vivencia, que teniendo yo 12 años en el ultimo grado de la escuela primaria había recorrido un trayecto hasta el hospital con la mano en mi hombro de, según decían mis padres, el mejor presidente de los argentinos”, cuenta un vecino con los ojos vidriosos de la emoción.

Tanta fue la repercusión que generaron esas cintas, que el documental fue declarado de interés Municipal y Provincial. Además, el municipio de Coronel Moldes designó al parque ubicado en el acceso de la ciudad con el nombre de Arturo Umberto Illia.

El documental, una reconstrucción histórica para los habitantes de la comunidad, terminó siendo noticia en distintos medios regionales, que destacaron una historia que todo un pueblo se niega a olvidar. Se acerca una mujer, suspira y exclama: “El 25 de octubre de 1965 fuimos agenda y esta noche, en su aniversario, volvimos a serlo”.

Clara Rossetti
- Estudiante de Ciencias de la Comunicación -