Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Tras las huellas del asesino
Crimen sin castigo
Foto:
En su tercera novela, Manuela Centeno describe una sociedad conservadora que ve alterada su rutina por la repercusión mediática del asesinato de una mujer. La protagonista, una joven periodista, se ve involucrada en una trama macabra, urdida por testaferros del poder, abogados mafiosos y psicópatas sexuales. Una mirada feminista del caso policial que conmovió al país.
Publicada el en Libros

“Es como un baile de disfraces; se ponen una careta porque todo el mundo sabe quién la mató ¿Sabe qué pasa, señorita? Acá la gente tiene miedo de hablar, nadie dice lo que realmente piensa. Parece mentira que dos o tres personas puedan callar a tanta gente”, dice uno de los personajes de la nueva novela de Manuela Centeno, “El crimen del que todos hablan”, editada por Raíz de Dos e inspirada en el caso Dalmasso.

La protagonista es una mujer joven que arrastra un drama familiar del que busca refugiarse en la lejana Buenos Aires. Allí intenta rehacer su vida como puede. Víctima de maltrato, logra sobreponerse a una relación enfermiza y parece enderezar el rumbo cuando consigue un trabajo estable en el área de prensa de una editorial. Pero una noticia policial estalla como una granada y acapara la atención de los medios de comunicación de todo el país: una mujer es encontrada sin vida en su coqueta vivienda de un barrio cerrado. Su cuerpo estaba completamente desnudo y –según confirmarían las pericias- había mantenido relaciones sexuales con su asesino poco antes de que éste la estrangulara con sus propias manos y el cinto de la salida de baño.

“El crimen del que todos hablan” se cometió en la ciudad natal de la protagonista. Y a la natural atracción profesional que genera el caso se suma un problema familiar. Después de años de huir, el destino vuelve a llevarla a su pago chico, donde debe enfrentar los fantasmas del pasado y descifrar los enigmas del presente. Decidida a escudriñar en la idiosincrasia de ese “infierno chico” que vivió en su niñez, descubre que a cierta gente parece incomodarla más la indiscreción de los periodistas que el homicidio de una de sus hijas dilectas. ¿O era en realidad la oveja negra?

Las miserias humanas desfilan a lo largo de una narración ágil y atrapante, donde cualquier semejanza con la realidad no parece pura coincidencia. Como no lo es seguramente la impecable caracterización de algunos personajes centrales de la novela: Mario García, “quien declaró que la noche del asesinato estuvo con su familia en Buenos Aires”; Mauricio Montes, “conocido arquitecto y empresario de la ciudad, que se encontraba en Pinamar en un torneo de golf”; y Darío Larrea, el inefable vocero del viudo.

El caso policial hipnotiza al país, que sigue con fruición las novedades a través de los medios de comunicación. Pero a diferencia de los cientos de periodistas que desembarcan en la ciudad, la protagonista corre con ventaja: conoce el terreno, a los personajes y, sobre todo, a los personeros del poder. Y, aunque no lo sabe, está más cerca del entorno de la víctima de lo que jamás hubiera imaginado.

La joven periodista habla con los vecinos, las empleadas, sus conocidos y todos aquellos que, intuye, pueden saber algo del enigmático crimen de esa mujer. Busca, confronta, dialoga y reflexiona. Se entrevista con amigas y familiares de la víctima. Arma un rompecabezas que la acerca tanto a la verdad del homicidio como al drama íntimo de la mujer asesinada: noble, solidaria y espiritual, pretendía terminar con su matrimonio para rearmar su vida; hastiada de la frivolidad, buscaba en la meditación, la naturaleza y el amor una nueva oportunidad de ser feliz. En esa intensa búsqueda parece ocultarse el secreto del entramado de poder que la condena, estigmatiza y envuelve en las fétidas redes de la impunidad.

Tras el éxito de su saga “La intérprete” y “La elegida del poder”, Manuela Centeno se sumerge en el caso policial de mayor repercusión mediática en la historia de la ciudad. A través de un relato cautivante, la autora describe una sociedad sumida en la hipocresía y la ostentación de poder, donde las “amigas” de la víctima le reprochan el insoportable escrutinio mediático al que las condenó su propia muerte.

Manuela Centeno nació en Pergamino, pero vive en Río Cuarto. Su novela transcurre en su tierra natal, pero remite inevitablemente a su ciudad adoptiva, donde conviven –todavía en libertad- los siniestros personajes involucrados en el homicidio que conmovió al país. La autora no disimula su fuente de inspiración ni su convicción de quiénes fueron los autores del femicidio que conmovió al país. “El crimen del que todos hablan” -y del que todos saben- hace justicia (literaria) al reflotar una historia todavía inconclusa a la que la burocracia judicial y el poder político (real) pretenden enterrar bajo el sello indeleble de la impunidad.

El nuevo libro de Manuela Centeno será presentado mañana jueves 13 a las 20,30 en el Centro Cultural El Andino (Bv. Ameghino 1200) y la autora estará acompañada por Fanny Bandini.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -