Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
“El Cordobazo de las mujeres”, de Bibiana Fulchieri
Mujerazo
Foto: Agustín Tosco, encabezando una marcha junto a un nutrido grupo de mujeres.
Una edición artesanal rescata en textos e imágenes veinte testimonios que giran en torno al Cordobazo y muestran cómo latía el corazón femenino de la Córdoba rebelde y soñadora de los años previos al terrorismo de Estado
Publicada el en Libros

Son mujeres mayores, sufridas, alegres, profundas. Mujeres que hicieron y hacen historia. Mujeres que miran a cámara, a los ojos del lector, que las confronta a medida que avanza en una serie de  relatos despojados que encadenan testimonios y vivencias como si enhebraran un collar de perlas. Tienen una mirada penetrante y transparente. Locas, divertidas, nostálgicas, maduras, invitan a conocerlas. Y nos interpelan desde la estática -y sobre todo la estética- de un libro casi artesanal, armado con intuición femenina de la primera a la última de página. Con paciencia, trabajo y talento, Bibiana Fulchieri captura -literalmente- el alma de veinte luchadoras que protagonizan “El Cordobazo de las mujeres”, el exquisito libro impreso este año por editorial Las Nuestras, del Gobierno provincial.

Cada historia abre con un retrato fotográfico de las protagonistas, un primerísimo primer plano que las muestran sin maquillaje, mirando a cámara. Abren su corazón y su memoria para desgranar sus recuerdos del Cordobazo, pero sobre todo de la Córdoba combativa de Agustín Tosco, René Salamanca y Atilio López, de las tomas de fábricas y universidades, de la lucha obrero estudiantil. Pero también la Córdoba del Navarrazo, el Comando Libertadores de América y los campos de concentración del terrorismo de Estado.

Los relatos, estremecedores, se cuentan en primera persona y son una prolongación escrita del retrato fotográfico. Fulchieri indaga, edita, pero no interfiere: los testimonios son fotogramas de la memoria, retazos del pasado -siempre vivo- de luchadoras con historias épicas y dramáticas. Veinte protagonistas distintas y grandiosas a pesar de -o mejor, como consecuencia de- su humildad.

Las mujeres entrevistadas por Fulchieri cuentan su historia con eje común en el Cordobazo, que las tuvo como protagonistas y/o testigos. Una historia viva, dolorosa, coherente, que rescata su protagonismo político y social en un contexto revolucionario -el del Mayo Francés, la Revolución Cubana, la Guerra de Vietnam y la liberación de Argelia-. Historias potentes que sin embargo eran hasta ahora inéditas, desconocidas, ocultas y/o invisibilizadas. Mujeres que estuvieron junto a Agustín Tosco, Atilio López, Ricardo Obregón Cano y tantos otros, pero fueron excluidas de las imágenes –y el relato- de la historiografía oficial. Ellas estaban ahí - ¡están ahí! -, junto, al lado o delante de los militantes, sindicalistas, estudiantes y dirigentes políticos que hicieron la Historia -con mayúscula- de una Córdoba revolucionaria que hoy parece inverosímil. Que enfrentaron y enfrentan desde distintos frentes de lucha a la Córdoba patriarcal que se empeña en negarlas.

El libro de Fulchieri plantea y demuestra que la Historia del Cordobazo fue protagonizada -también- por mujeres. Y que la construcción de la memoria colectiva adolece de una concepción patriarcal que las ignoró hasta hacerlas desaparecer. En base a un impresionante trabajo de búsqueda de archivos fotográficos y documentales, Fulchieri las rescata del olvido y acompaña sus rostros actuales con viejas instantáneas rescatadas del olvido, que las muestran en un rol protagónico. Porque ellas fueron también estandartes de una lucha social, sindical y política que las encontró a la par -cuando no adelante- de los hombres que protagonizaron los años más convulsionados de la Córdoba rebelde.

Fulchieri extiende su sensible mirada de reportera gráfica como un panóptico documental que enarbola una pieza historiográfica de colección, una verdadera joya editorial. Su original formato apaisado permite desplegar las invaluables fotografías que rescatan la lucha de las mujeres del Cordobazo; el papel rústico y la estética en blanco y negro evitan los saltos temporales entre la historia de aquellas jóvenes luchadoras y estas mujeres maduras y reflexivas que conforman el reservorio de la Córdoba revolucionaria.

La selección realizada por Fulchieri es tan heterogénea como abarcadora: en el libro confluyen obreras metalúrgicas con intelectuales de clase media, escritoras con trabajadoras textiles, hijas de dirigentes gremiales con mujeres sindicalistas. Cada testimonio rescata la experiencia individual que las convirtió en sujetos sociales: los libros de la biblioteca familiar, las noticias del Mayo Francés, la militancia partidaria, los ideales revolucionarios, el deslumbramiento del amor, la convicción religiosa, la solidaridad y la sensibilidad social. Son mujeres que reflexionan sobre el dolor y la pérdida, que evalúan a la distancia una experiencia tan intensa como trágica; mujeres que se asumen como sobrevivientes de una generación diezmada por la barbarie del terrorismo de Estado.

“Cuando me reintegré a la familia sentí culpa, pero no arrepentimiento, porque lo volvería a hacer. La madrugada que llegué (a mi casa), sentí que ver a mis hijos era el mejor poema de la vida”, dice Nené Peña, delegada bancaria, sobreviviente del D2 y presa política en la cárcel de Devoto; “Sabíamos que se nos iba la vida en la lucha que teníamos, eso podía ser, pero no era una concepción dar la vida. Nosotros defendíamos la vida; justa, con libertad, en un mundo distinto para todos”, reflexiona Soledad García, delegada del gremio docente, sobreviviente de los campos de concentración de la dictadura y exiliada política; “Pasé años sin trabajo, llevando el pesado cartel de “tomadora de fábrica”, después cuando volví a conseguir uno me empezaron a tildar de “montonera” y me quedé otra vez sin empleo. Vivía espantada de entrar en cana por nada, sentía que querían asustarme. Cuando miro para atrás, ¡me parece increíble después de todo esto estar viva!”, dice Lina Averna, trabajadora metalúrgica; “Todos los días pienso a quién, a quién… a quién preguntarle a dónde se lo llevaron a mi marido”, dice Marta Aguirre, militante social de la Juventud Peronista, que sigue buscando a su compañero desaparecido.

A lo largo de sus testimonios -cada uno ameritaría un libro-, estas veinte mujeres que fueron protagonistas de los años más intensos de la Córdoba efervescente dejan retazos de experiencias no del todo rescatadas por la historiografía oficial, como el mítico “Taller Total” de la Facultad de Arquitectura o la fuga de presas de la cárcel de mujeres del Buen Pastor. Sin mencionar escenas cotidianas con Tosco, López y otros gremialistas emblemáticos de aquella época marcada a sangre y fuego por la gesta del Cordobazo.

Mujeres revolucionarias, hijas de un tiempo de compromiso y utopía, marcadas por la violencia política. Como Dinora Debennini -cuya niñez transcurrió entre la conmovedora despedida de los restos de Eva Perón y el horror de las bombas que destruyeron la Plaza de Mayo-, que intenta explicar la ilusión  y el compromiso de su generación con la vara de esos años: “La revolución estaba a la vuelta de la esquina –afirma, categórica-: Desde el hoy se cree que éramos ilusos pensando en la revolución, pero en ese contexto donde convivían la Revolución China, la Vietnamita, el Che muriendo en La Higuera, Franz Fanon, la Guerra de Argelia -con la tortura de su heroína, Yamila Bupacha-, la visita de Simone De Beauvoir a Cuba… No éramos unos idealistas, ¡La revolución estaba!”.

Durante el largo tiempo que le llevó rastrear a las protagonistas anónimas del Cordobazo, buscar los originales de fotografías que se habían publicado recortadas y recabar testimonios complementarios de aquella época, Fulchieri constató que la historia -al menos en su primera versión periodística-fue escrita por hombres imbuidos de la cultura patriarcal: “Cuando figuran mujeres en las crónicas -advierte la autora- son presentadas como “señoras de”. El caso más emblemático resultó un video de las esposas esperando en el aeropuerto de Córdoba el regreso de los líderes sindicales del Cordobazo, liberados del penal de Rawson. No hay epígrafes con nombres de pila en las fotos donde aparecen mujeres y (…) en el listado de los detenidos tras el Cordobazo, había varones con nombres y apellidos y “una femenina””.

Aquél burdo ninguneo es ahora reparado, de alguna manera, con la publicación “Las mujeres del Cordobazo”. La mirada feminista de su autora y el crudo relato de las protagonistas permiten además comprender el espíritu y el contexto de una época irrepetible, vertiginosa y revolucionaria, de la que -como no podía ser de otra manera- las mujeres fueron decididas y valientes protagonistas.

 

El Cordobazo de las Mujeres, de Bibiana Fulchieri.

Editorial Las Nuestras (Gobierno de Córdoba),

Córdoba, 2018. 195 páginas.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -