Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Entrevista a Alejandro Alturria, Drag Queen
“Todos tenemos un drag adentro”
Por | Fotografía: Camila Petenatti
Foto: Efestion Magnus, uno de los Drag Queens más populares de Río Cuarto.
Alejandro Alturria es Efestion Magnus, un drag queen que ha cobrado popularidad a raíz de su participación en festivales locales y nacionales.
Publicada el en Entrevistas

Alejandro y Efestion Magnus. Efestion Magnus y Alejandro. No pueden vivir uno sin el otro. A pesar de que son completamente diferentes, se complementan y se ayudan.  Alejandro Alturria tiene 28 años, es diseñador de alta costura y maquillador artístico. Efestion es un personaje político que no tiene género, es una creación que Alejandro monta cuando es Drag Queen

Drag es una abreviación de Dressed as girl (vestido como chica) y es usado  para denominar a una persona que crea e interpreta un personaje que burla los roles de género dentro de la sociedad y la cultura. Los rasgos externos son rasgos de mujer exagerados. Juega con plataformas, pelucas, postizos, cascos, plumas y accesorios con la intención de llamar la atención y entretener.

Para Alejandro fue un proceso largo construir a su “mostra”. Conoció el movimiento Drag a los 18 años, justo cuando terminó la secundaria. Su drag en ese momento se llamaba “Acinonyx”,  referido a un felino.  El personaje se basaba en el cuidado del medio ambiente y la defensa contra el maltrato y violencia animal. 

Cuando comenzó  a hacer cursos de maquillaje, peluquería y diseño, adquirió las herramientas necesarias para llevar su drag a otro nivel. Y entonces nació Efestion Magnus, una combinación de Alejandro Magno y su mano derecha –con quien se dice que mantenía una relación amorosa- Efestion.

-¿Qué momento disfrutás más de la transformación de Alejandro en Efestion?

- El momento que más me gusta es cuando me tapo las cejas, ahí desaparece Alejandro por completo y me encuentro en un momento en el que no soy nada, ni hombre ni mujer. Recién ahí, cuando me monto las pestañas, los ojos blancos, aparece Efestion y mi actitud cambia completamente: paso de ser un chico tranquilo, pacífico, a ser una bomba a punto de estallar y soy la “mostra”. Digo así porque es eso, es una cuestión de lo ambiguo, no es ni mujer ni hombre, y es así como me considero hoy en día, porque me siento masculino y femenino a la vez. Es una estructura que tenemos que romper porque siempre caemos en la necesidad de estar encasillados en categorías.

Efestion explica que es un personaje político apartidario que tiene la intención de provocar una reacción en el otro, no importa si es amor, odio, tristeza, rechazo o bronca. A partir de su montaje, busca romper con los estereotipos heteronormados de la sociedad y  movilizar al otro de alguna manera.

“Efestion Magnus es muy amiguero y solidario. Se carga mochilas encima porque Alejandro lo hace todo el tiempo, pero tiene un humor irónico que le permite reírse de sí mismo. “Son cosas que gracias al drag pude superar”, admite.

Efestion se hizo conocido por su participación en competencias y fiestas a nivel local y nacional. Sus trajes son hechos a mano, con mucha delicadeza; la corona despliega brillo y el maquillaje logra efectos increíbles: cejas grandes y largas, lentes de contacto color blanco, pestañas tupidas y labios pintados.

-¿Crees que hay una confusión entre ser una chica trans y ser drag?

- Todos tenemos un drag adentro, pero no tiene que ver con la identidad de género. Se lo suele confundir, pero son cosas diferentes. Yo todo el tiempo estoy pensando en ideas nuevas para mi personaje, pero el drag es una fantasía. Algunos tenemos la posibilidad y la valentía de mostrarlo, pero otros se quedan dentro de su pieza. Para la sociedad ya es complicado entender qué es un trans, qué es identidad de género y demás, imagínate entender el movimiento Drag, sobre el que no hay mucha información dando vuelta.

El drag comenzó como un hobby, pero hoy es alguien muy importante en la vida de Alejandro. Su personaje implica asumir una responsabilidad y toma de conciencia sobre lo que quiere representar y sobre qué mensaje quiere dar, Efestion sabe exactamente quién es, qué quiere y hacia dónde va.

La transformación que logró Alejandro en la Cuarta Elección Nacional Social DQS (Drag Queen Studio) República Argentina, en Córdoba se basó en Divine –primera Drag Queen estadounidense- montada como virgen. Divine es su referente desde siempre y su personaje se parece a Efestion: grotesca e irónica. “Cuando me monté por primera vez con todo el traje, mi vieja se emocionó y me dijo: es increíble, mostrás exactamente todas las contradicciones sociales que vivimos hoy en día. Di el mensaje que quería dar, la doble moral y las contradicciones de los “provida”. Las luchas sociales las llevo conmigo en mi vestuario y en mi personaje, además de mostrarlo en las marchas. Voy con el pañuelo verde a todos lados y en cada montaje lo tengo. Y si el pañuelo no va con la estética del vestuario, me pongo una sombra verde, o algo que lo identifique. Son detalles que hacen que mi personaje no pierda su objetivo”, explica Alejandro.

Efestion es puro brillo y color, no como Alejandro. Según Efestion, su creador es una persona insegura y cerrada, que le cuesta relacionarse con los demás y especialmente con gente más chica. Suele juntarse con personas bastante mayores. Alejandro tiene miedo todo el tiempo, hasta que aparece Efestion para darle fuerzas. “En mi adolescencia sufrí bullying por ser distinto, sufrí la violencia tanto en la escuela como en la calle. Y no es que saliera con un espaldar de plumas, pero te ven  raro, ya sos el maricón de la clase.  Otro tema fue la aceptación de mi familia, que fue un proceso largo y duro. Tomé decisiones erradas… atenté contra mi vida dos veces. Estaba medicado todo el tiempo. Ahora el drag me da la posibilidad de decir: “Ah, mirá, váyanse todos a la mierda. Si no me aceptás, me da igual”, dice Alejandro. Y agrega que Efestion está ahí todo el tiempo diciéndole que puede y es mejor de lo que él mismo cree.

La llegada de Efestion a la vida de Alejandro fue muy positiva. Con él llegaron también muchos proyectos interesantes y variados. Alejandro da clases de diseño en un centro cultural y tiene un mini taller en su casa, que es su cable a tierra. Allí confecciona los trajes para Efestion  y desarrolla un micro emprendimiento, “Punto Diverso”, donde a través de la elaboración de accesorios e indumentaria muestra la lucha LGBTIQ.

Para desarrollar el movimiento Drag en Río Cuarto, Alejandro impulsa la “Manadrag”, una “manada” de chicos y chicas a los que les gusta el drag y el baile. Cuando abrieron la convocatoria se acercó mucha gente, tanto jóvenes del colectivo LGBTIQ como parejas heterosexuales y adultos. “La idea es generar un espacio más de libertad, no tanto de contención, sino de expresión. Liberar todo el amor y el brillo que tenemos. El sol sale para todos y cada uno brilla como puede”, asegura con una amplia sonrisa.

Carla Gambluch
- Estudiante de Comunicación Social -