Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Claudio Morresi
“LA PRIORIDAD DEL GOBIERNO ES PAGARLE AL FMI”
Foto: El ex secretario de Deportes, Claudio Morresi, advierte sobre el brutal ajuste impuesto en el área por el gobierno de Cambiemos.
El ex secretario de Deportes de la Nación denuncia la política de desfinanciamiento a los seleccionados y atletas de nuestro país, y cuestiona con dureza la decisión de las autoridades de quitarles las becas a quienes no logren medallas en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.
Publicada el en Entrevistas

Claudio Morresi (57) fue un destacado futbolista de las décadas del ’80 y del ’90. Se inició en Huracán de Parque Patricios y luego vistió las camisetas de River Plate, Vélez Sarsfield y Platense. En el club “millonario” integró el plantel que obtuvo la Copa Libertadores de América y la Copa Intercontinental  en 1986. Su trayectoria registra además dos experiencias en el exterior: en Independiente Santa Fe de Colombia y en Santos Laguna de México. Y también una participación en un Mundial Juvenil de la Fifa, el de Australia ’81, como heredero de la camiseta “10” que Diego Maradona había lucido dos años atrás en la histórica consagración del seleccionado argentino en Tokio.

Su compromiso siempre fue más allá del buen trato de la pelota y trascendió a los campos de juego. Hoy coordina el Espacio Deportes y Derechos Humanos, un lugar de reconocimiento y homenaje a aquellos atletas que fueron víctimas del terrorismo de Estado durante la última dictadura militar que funciona en el predio de la ex Esma, en la Ciudad de Buenos Aires. “El Pitón”, como le decían en sus tiempos de jugador, sabe muy bien de qué se trata: su hermano mayor, Norberto, fue detenido y asesinado por los militares el 23 de abril de 1976; y su padre Julio fue uno de los primeros hombres que acompañó las manifestaciones de las Madres de Plaza de Mayo y en 2009, siete años antes de su fallecimiento, fue declarado “Personalidad destacada en el campo de los derechos humanos” por la Legislatura porteña.

Claudio Morresi también fue funcionario nacional. Entre 2004 y 2014 presidió la Secretaría de Deportes que este año fue desmantelada por un decreto de necesidad y urgencia del presidente Mauricio Macri. La repartición fue sustituida por la Agencia de Deporte Nacional (ADN), un organismo descentralizado y autárquico creado con el propósito de “coadyuvar a la eficiencia operativa y a la agilidad que se requiere en el ámbito deportivo, contemplando mecanismos que le permitan optimizar y simplificar su desenvolvimiento”, según reza el texto publicado por el Boletín Oficial el pasado 30 de enero.

Además de “entender en la asignación, administración y otorgamiento de becas”, la flamante ADN quedó facultada para “administrar los bienes de su jurisdicción” y para “promover y gestionar la obtención de fondos y recursos”, lo que allana la venta del cotizado predio de Ezeiza donde funciona el Centro de Alto Rendimiento (Cenard). “Se sacó este decreto cuando aquí no existe ninguna urgencia. Y la necesidad más bien pasa por vender ´las joyas de la abuela´ y promover un gran negocio inmobiliario para pocos a través de la creación de un nuevo organismo al que se lo presenta como benevolente”, destaca el ex futbolista. “Es casi una burla a la democracia, ya que las grandes decisiones del deporte siempre han surgido a partir de consensos que después se traducen en leyes”, subraya al hablar del polémico DNU de Macri.

Desde hace tiempo Morresi viene denunciando el desfinanciamiento del deporte nacional. “Es una decisión política que empezó a instrumentarse con el cambio del sistema de subvención al Ente Nacional de Alto Rendimiento (Enard)”, sostiene en alusión a la derogación de la ley que le asignaba al organismo que preside Gerardo Werthein el 1% de las facturas de telefonía celular de todo el país, medida que se concretó a fines de 2017. Esta modalidad le permitía al Enard sostener su autonomía y mantener más o menos actualizado su presupuesto a pesar de los constantes vaivenes de la economía nacional. “Se perdieron más de 300 millones de pesos por no haber mantenido el sistema anterior”, asegura.

“El presupuesto de 2016 fue de 1.350 millones de pesos y el actual asciende a 991 millones de pesos. La diferencia nominal ya es importante, y la cuestión se profundiza teniendo en cuenta un contexto con una inflación tremenda y un aumento significativo del dólar”, precisa. “Teniendo en cuenta todas las variables, la partida asignada a deportes no tendría que ser menos de 2.700 millones de pesos”, enfatiza.

La grieta deportiva

Los Juegos Panamericanos de Lima 2019 se llevarán a cabo del 26 de julio al 11 de agosto y marcarán un antes y un después para muchos de los casi 535 atletas que representarán al deporte argentino en esa competencia. Sucede que en septiembre próximo habrá una revisión del listado de becas, que actualmente incluye a 999 beneficiarios entre deportistas convencionales y adaptados, entrenadores y jóvenes talentos, y la obtención de medallas en la capital peruana es una exigencia para sostener la ayuda económica.

Hay 44 cordobeses en la nómina de atletas que reciben la ayuda del Estado nacional, cuyo monto mensual oscila entre los 7 mil y 20 mil pesos, según la calificación que divide a los beneficiarios en siete categorías diferentes: Proyección Panamericana, Sudamericana, Excelencia Deportiva, Proyección Olímpica, Excelencia Olímpica, BIS Clasificado Nominal Olímpico y Honor Olímpico. 

La política que el aristocrático empresario textil y ex directivo del pádel Diógenes de Urquiza Anchorena lleva adelante como responsable de la Agencia de Deporte Nacional no se diferencia demasiado de los lineamientos que marcaron la gestión de su antecesor Carlos Javier Mac Allister, quien desde su cargo de secretario de Deportes fue un defensor a rajatabla de la tan mentada “meritocracia” macrista. “Nosotros becamos el alto rendimiento deportivo. Un maratonista argentino creo que salió 89º en los Juegos Olímpicos de Rio y el otro abandonó. Eso no es alto rendimiento, por eso se les sacó la beca”, justificó “el Colorado” antes de dejar su puesto para lanzarse a la fallida carrera por la gobernación de La Pampa.

En este párrafo es pertinente consignar parte de la respuesta que la maratonista Marita Peralta le envió a través de las redes sociales al ex defensor de Boca Juniors, Racing Club y Ferro Carril Oeste: “Te cuento: en atletismo no clasificás a un Juego Olímpico o a un Campeonato del Mundo porque tu manager supo venderte bien al DT de turno… El pelotón olímpico en la prueba de maratón representa la elite mundial, salgas oro, plata, bronce o llegues después en el puesto 89. ¿Entendés?”… Por si nadie te lo supo hacer entender, nunca en la historia olímpica argentina seis maratonistas alcanzaron los registros mínimos de participación. O sea, fue un hecho histórico que evidencia un claro progreso”.

Al respecto, Morresi señala: “Está claro que después de los Panamericanos habrá una merma muy significativa en el apoyo a nuestras selecciones y deportistas. Pero no es algo novedoso. Forma parte de la  política económica que desde hace tres años viene llevando adelante el gobierno nacional. Aquí la prioridad es pagarle la deuda al FMI y por eso se producen estos ajustes despiadados”.

“La realidad de nuestro deporte es terrible y replica lo que pasa en toda la sociedad. Sería incoherente que no se recortara el presupuesto deportivo en un país donde se ajusta en salud, en educación, en ciencia y hasta en jubilaciones, y donde la quita de puestos laborales alcanza cifras inmensas. El deporte refleja la situación del país. Recortan acá, recortan allá, recortan todo”, agrega el ex funcionario. “Desde donde lo analices, la situación es preocupante. Es terrible lo que está pasando y no tengo dudas de que esto terminará condicionando seriamente todo lo planificado a mediano y largo plazo”, sostiene Morresi.   

Si bien describe un escenario complicado, el ex funcionario nacional plantea una expectativa de cambio: “Más allá de que los atletas no son personas que acostumbran a hacer declaraciones de carácter político, creo que habrá una respuesta contundente de la comunidad deportiva cuando toda la ciudadanía tenga la posibilidad de expresarse al respecto de quiénes serán las nuevas autoridades a partir de diciembre”.

Fútbol para pocos

Como hombre del fútbol, Morresi también se refirió a la avanzada gubernamental para promover la conversión de los clubes en sociedades anónimas, un viejo anhelo de Mauricio Macri desde los tiempos en que, en plena década menemista, intentó comprar a Deportivo Español y mudarlo a Mar del Plata, además de visitar un par de veces la Quinta de Olivos para promover ante las máximas autoridades de turno las bondades del modelo que permite la gestión privada en el deporte más popular de Argentina.

“En este país hay dos proyectos de deporte bien claros y no es de ahora, si no desde hace muchísimo tiempo”, afirma el ex secretario de Deportes de la Nación. Yo estoy convencido de que el deporte tiene que ser un instrumento de desarrollo social y me opongo a que sea visto sólo como un negocio o una posibilidad de trascendencia mediática”, añade.

“Esta gente lo que ve es un gran negocio para unos pocos potentados que quieren invertir y sacar réditos, destruyendo lo que muchas generaciones han formado a través de un formato como el de las asociaciones civiles sin fines de lucro, que promueve una activa participación de los socios”, puntualiza.

Hugo Caric
- Periodista -