Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Por la denuncia del Observatorio de Derechos Humanos
Di Santo dejó la causa Dalmasso
Por | Fotografía: Gentileza La Voz del Interior
Foto: Di Santo, afuera del caso Dalmasso.
El fiscal dio un paso al costado. El voluminoso expediente, que acumula más de 20 cuerpos, será asignado a otro funcionario judicial para que reanude la investigación
Publicada el en Crónicas

Anticipándose al pedido del juez de control Daniel Muñoz, el fiscal Javier Di Santo decidió dar un paso al costado y se apartó de seguir instruyendo la causa judicial en la que se investiga el femicidio de Nora Dalmasso, cometido en la madrugada del 25 de noviembre de 2006 en su vivienda de barrio Villa Golf, en Río Cuarto.

En una nota remitida al juez Muñoz, Di Santo reivindicó su actuación al frente de la investigación del crimen de Villa Golf, que acumula 20 cuerpos y no tiene ningún imputado, y recordó que ninguna de las partes pidió su apartamiento en los más de ocho años que lleva al frente de la causa. “Sin embargo –aclaró-, puesta en sospecha mi imparcialidad con la interposición de una denuncia (…), en miras a garantizar su total transparencia, me veo en la obligación de no seguir entendiendo en lo relacionado al homicidio de Nora Raquel Dalmasso”.

El magistrado sostuvo en este sentido que la denuncia presentada por el Observatorio de Derechos Humanos lo coloca en una situación de “violencia moral”, por lo que resolvió apartarse de seguir actuando como fiscal en la causa caratulada “Actuaciones labradas con motivo del homicidio en que resultare víctima Nora Dalmasso”.

Cómo sigue

El apartamiento de Di Santo del caso Dalmasso no impide que continúe la investigación por supuesta omisión en la investigación del crimen. Concretamente, el fiscal deberá dar explicaciones al juez Muñoz de porqué en los últimos dos años y medio no adoptó ninguna medida procesal tendiente a avanzar en el esclarecimiento del femicidio de Nora Dalmasso. Si sus explicaciones no son satisfactorias, el juez podría pedir su juicio político para poder sentarlo frente a un tribunal para que responda por el delito contemplado en el artículo 274 del Código Penal (“Omisión de represión de los delincuentes”), que contempla una pena de inhabilitación absoluta para ejercer la magistratura de seis meses a dos años.

Más allá de la situación penal de Di Santo, lo cierto es que el caso Dalmasso ha quedado desde hoy sin fiscal. Y todo parece indicar que será el fiscal general Alejandro Moyano quien defina quién se hará cargo del expediente, habida cuenta de la situación particular en que están quienes deberían ser los sucesores “naturales” de Di Santo. Es que por distintos motivos, ninguno de los tres fiscales de Río Cuarto podría intervenir en la causa que dejó vacante Di Santo: el fiscal Walter Guzmán fue denunciado también por el Observatorio de Derechos Humanos por su inacción en el caso Flores; el fiscal Fernando Moine afrontó un pedido de juicio político junto con Di Santo y el fiscal de Córdoba Marcelo Hidalgo por su actuación en el caso Dalmasso; y el fiscal Julio Rivero ha sido ascendido a fiscal de Cámara, por lo que su fiscalía quedaría vacante en las próximas semanas.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -