Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Entrevista a la madre del "Rubio del pasaje"
"No me van a hacer callar"
Foto: La madre de Facundo Rivera Alegre apelará la sentencia que condenó a los presuntos asesinos de su hijo.
Viviana Alegre, madre de Facundo Rivera Alegre, insiste en que el juicio por la desaparición de su hijo fue un montaje del Gobierno para cerrar una causa en la que está implicada la Policía de la Provincia.
Publicada el en Entrevistas

Te hacen pelota”. Viviana Alegre separa en sílabas y acentúa la expresión con la que elige describir sus sensaciones después del proceso que terminó la semana pasada y con el que la Justicia cordobesa intenta cerrar uno de los casos más graves y emblemáticos de la Córdoba de los últimos años delasotistas.  “Seguimos con una injusticia grandísima”, dice la madre de Facundo Rivera Alegre, quien se siente víctima de un entramado de actores políticos, judiciales y políticos que han decidido señalarla para ocultar lo que pasó con su hijo. “Yo escuché al fiscal Albornoz, escucho a la prensa diciendo al unísono que no entienden mi actitud ante quienes condenaron a los que mataron a mi hijo. Dicen que no entienden a la querella, pero aunque esas cosas dan bronca e impotencia, entiendo que es parte del juego para desgastarme”.

Facundo Rivera Alegre, “El rubio del pasaje”, había ido a un baile en el Estadio del Centro y fue visto por última vez en la madrugada del 19 de febrero del 2012. Nadie más supo de él desde entonces. El pedido por Justicia fue constante a partir de aquel momento. También la indiferencia oficial. Un día, su madre empezó a ser la protagonista principal de una lucha que denunció complicidades políticas y policiales. El caso tomó relevancia nacional y la ausencia de Facundo se volvió una situación demasiado pesada. Un día, ella y los cordobeses nos enteramos de la versión que decía que lo habían matado y que su cuerpo había sido cremado, clandestinamente, en uno de los hornos del cementerio de San Vicente. Nos dijeron que no lo íbamos a encontrar más. Que Facundo iba a seguir sin aparecer.

El proceso finalizó el viernes 28 de agosto. En la sentencia, se confirmó la hipótesis inicial del fiscal Alejandro Moyano, según la cual Facundo se había visto envuelto en un problema relacionado con el narcotráfico, había sido asesinado en barrio Maldonado y su cuerpo cremado clandestinamente horas más tarde (aunque técnicamente no se verificó esta hipótesis, ya que absolvieron al único imputado por la presunta cremación, pero esto va a ser motivo de investigación). Sin embargo, muchos de los engranajes de la historia no terminan de encajar para la familia de “El rubio”, que sigue denunciando a la Policía de la Provincia. “El que tomó la causa en su momento fue el actual Fiscal General de la Provincia de Córdoba (en referencia a Alejandro Moyano). ¿Cómo le va a dar la cara a este tribunal para aceptar que este caso estuvo armado? Había que cerrar la causa. Es un año electoral. El gobernador que viene no tiene que cargar con este muerto. Facundo parece ser el responsable de su propia desaparición”, dice Viviana a El Sur. Con el mismo ímpetu y la misma voz que desde los primeros días sin Facundo, regula sus sensaciones de impotencia y convicción.

El relato

Tras la sentencia, el fiscal Diego Albornoz dijo mostrarse sorprendido por la actitud de una madre “disconforme porque condenaron a quienes mataron a su hijo”. En rigor de verdad, ni Alegre, ni su representante Claudio Orosz -quien había pedido la absolución de todos los involucrados por falta de pruebas que demostraran su participación en los hechos- creen que haya sucedido lo que el Tribunal dice que sucedió. Uno de los condenados, que era menor de edad al momento de los hechos, permanece recluido en un centro para menores. Su hermano Pablo Rearte fue condenado a 12 años de prisión. El ex empleado municipal Aldo Monje estaba acusado de ser el encargado de la cremación, pero eso no se pudo acreditar y quedó en libertad. Viviana respira hondo al afirmar que la historia le sigue pareciendo inventada.  “Yo no creo que hayan sido ellos. No hay nada concreto que señale que lo hayan matado. Hay que mostrarle a la sociedad que se hizo Justicia, que las cosas funcionan y que los problemas se solucionan con más policías en las calles”.

En su alegato, Claudio Orosz había enumerado una serie de irregularidades, que no tenían que ver sólo con el proceso del juicio, sino también con la dilatada etapa de la investigación. Uno de los elementos apuntados tienen que ver con la aparición de la “testigo estrella” sobre la cual se basa la mayor parte de la hipótesis de la fiscalía. Según se desprendía de los testimonios, el hecho había ocurrido entre las 5.45 y las 6.00, pero el GPS del colectivo que supuestamente había tomado Facundo llegó a la intersección de Río Uruguay y Matheu entre las 6.15 y las 6.20. La testigo, que luego fue señalada como una habitué en causas de homicidio,  dice haber visto cómo mataban a Facundo 15 minutos antes. "No hay prueba suficiente. Seguimos teniendo a un desaparecido" advirtió Orosz en su alegato.

Las amenazas

El año pasado hicieron una cámara oculta en la que bajaron plata para todo. Para desligar a la custodia policial de Damián Córdoba, para desligar a los policías involucrados y que así quede como que hay una madre con las estructuras mentales alteradas que no quiere aceptar lo que pasó. Cualquiera se da cuenta”, dice Viviana, que confía en que la causa llegará a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, pese a las estrategias que apuntan a desgastarla para hacerla bajar los brazos.

Cuando Paredes era Ministro de Seguridad y a mí me habían amenazado, me pusieron custodia. Son más las veces que se van, que las que están. Yo ya no puedo estar sola. Están muy caldeados los ánimos y me tengo que ir constantemente de mi casa” cuenta Viviana la situación de vulnerabilidad en la que se encuentra. “Me critican a mí porque no tienen otra forma de actuar. Intentan hacerme sentir insegura y me inventan historias para que yo me calme”. Alegre señala que el día después de la sentencia, el periodista de La Voz del Interior Francisco Panero publicó una nota en la que señala que ella había denunciado a la madre de los hermanos condenados por amenazas. Al negarlo, confirma que nada de lo que siempre sospechó ha terminado con la sentencia. “Es todo un engranaje. Quieren enturbiar las cosas. Por los medios y por donde sea” cuenta la madre de “el rubio”, que también afirma que le pidió cuatro audiencias al gobernador y que ni siquiera recibió una respuesta.

Yo lo digo con todo respeto y humildad, a ellos le falta coraje y a mí me sobran ovarios. No me voy a callar la boca. Por eso ellos van a intentar exponerme” insiste Viviana Alegre. El 9 de septiembre, la Cámara 11ª integrada por Susana Frascaroli, Graciela Bordoy y Daniel Ferrer Vieyra dará a conocer los fundamentos de la sentencia y comenzará otra etapa, en la que se buscarán las verdades que parecen quedar escondidas en algún lugar de la historia. Mientras tanto, Viviana Alegre sigue convencida de que aquella noche “Facundo estuvo en el momento y en el lugar equivocado”. Lo cierto es que, a pesar de la controvertida condena que avaló una investigación dudosa de quien hoy es el jefe de los fiscales en toda la provincia, hay un dato incontrastable: el “Rubio del pasaje” sigue desaparecido.

César Martín Pucheta
- Periodista -