Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Los candidatos "debatieron" en la Universidad Nacional de Río Cuarto
Con sabor a poco
Por | Fotografía: Revista El Sur
Foto: Los nueve candidatos a intendente de Río Cuarto debatieron en la UNRC.
Los nueve postulantes para suceder al intendente Juan Jure expusieron sus propuestas durante dos horas en el Aula Mayor de la UNRC. Hubo fuertes críticas a la gestión de Juan Jure. Todos -incluido Yuni- coincidieron en cuestionar la prestación de servicios de la empresa Cotreco
Publicada el en Crónicas

Los nueve candidatos a intendente de Río Cuarto expusieron brevemente sus propuestas en un encuentro realizado en el Aula Mayor de la Universidad Nacional de Río Cuarto. El postulante de Unión por Córdoba, Juan Manuel Llamosas, se aferró con uñas y dientes a su estudiado libreto mientras que su rival de Cambiemos, Eduardo Yuni, estuvo incómodo, tenso, le habló a las cámaras de televisión y terminó leyendo un texto que no conmovió a nadie.  A escasas dos semanas de los comicios que definirán quién será el próximo intendente de la capital alterna de la provincia, el “debate” solo parece haber aportado una cuota de conocimiento a los otros siete candidatos, notoriamente rezagados en su exposición mediática ante la imposibilidad material de competir con los referentes de las fuerzas mayoritarias

Más que un debate, fue apenas un esbozo de ideas, algunas pinceladas del pensamiento político de los nueve postulantes al Sillón de Mójica. Con agenda preestablecida y un minuto y medio  –sí, ¡90 segundos!- para exponer sus  ideas, Llamosas, Yuni, Federico Giuliani (Unidad Popular), Guadalupe Fantín (FIT), Enrique Novo (Imperio de la Gente), Lucía Salazar (PO), Pablo Carrizo (Respeto), Sebastián Tonelli (PSOL) y Luciano Giuliani (Frente de la Trapalanda) dijeron lo que pudieron en los seis bloques temáticos acordados previamente con los organizadores del debate.

Un auditorio colmado desde antes del timbrazo inicial, integrado mayoritariamente por militantes de las distintas fuerzas políticas de la ciudad, funcionarios y candidatos a concejales y tribunos de cuentas, dio un marco imponente a la presentación. Los postulantes que no se ciñeron estrictamente al tiempo asignado quedaron hablando solos, porque al segundo timbrazo les cortaron el micrófono. Semejante rigor organizativo logró que el “debate” finalizara en las dos horas previstas -incluyendo los breves intervalos que los candidatos aprovechaban para hablar con sus asesores-, pero dejara sabor a poco.

En el primer bloque, todos los candidatos agradecieron la iniciativa de la Universidad, aunque ninguna autoridad acusó recibo: ni el rector Roberto Rovere, ni su vice Jorge González ni el secretario general Enrique Bérgamo se arrimaron al auditorio “José Peco Duarte” aunque más no fuera para dar la bienvenida a los hombres y mujeres que accedieron a confrontar sus ideas en el campus.

Tras la presentación de cada candidato en sociedad, prácticamente todos –incluido el oficialista Yuni- coincidieron en criticar la (falta de) obra pública de la gestión del intendente Juan Jure. Hubo unanimidad en las críticas a Cotreco y la mayoría cuestionó el plan de viviendas de Incisa y el servicio de transporte que brinda la empresa SAT. “Conmigo Cotreco se va y también se van a terminar muchos contratos que tienen mal olor”, advirtió Llamosas. Llamativamente, Yuni coincidió: si es intendente, dijo que Cotreco no seguirá y que pasarán a la órbita municipal tanto el servicio de alumbrado público como el barrido de las calles. En lo que pareció un intento de despegarse de la gestión Jure, habló del problema de las drogas, la inseguridad y la adicción al juego. Y dijo que hay 13 mil chicos abusados por año (¡?). Pero después volvió sobre su eje y  anunció la visita del ministro del Interior Rogelio Frigerio con generosos fondos del gobierno macrista para obras de infraestructura.

Los baches que han convertido a Río Cuarto en una extensión lunar, por supuesto, no estuvieron ausentes en el discurso de los candidatos: Novo propuso la creación de un Ente Municipal de Pavimentación y Bacheo “para arreglar esta ciudad que está rota”; Federico Giuliani habló de un plan integral de pavimentación y cordón cuneta; y Llamosas dijo que uno de los primeros proyectos que enviará al Concejo Deliberante será la declaración de la emergencia vial.

Risas, aplausos y lecturas

Con todo coordinado, pautado y previsto, el resultado era también previsible: una exposición aburrida, sin matices ni cruces de ideas, entre nueve candidatos a intendente sin tiempo para explayarse sobre sus propuestas. Igual, hubo pequeños gestos que quebraron el exasperante acartonamiento protocolar, generando la espontánea reacción de un público ávido de acción: Yuni fue el primer candidato –aunque no sería el único- que quedó hablando en el aire, sin audio, luego de ignorar el segundo timbrazo que le indicaba el final del tiempo asignado; Enrique Novo provocó una carcajada generalizada cuando, advertido del segundo timbrazo, apuró su propuesta sobre arte y educación con un poético “colaboran con el alma”; Pablo Carrizo –que llegó de riguroso traje y terminó vestido de enfermero- concitó una exclamación del público cuando pidió por tercera vez que le dieran los seis mil votos que necesita para ocupar una banca en el Concejo Deliberante y “cambiar el modo de hacer política, con políticos que además del trabajo intelectual hagan trabajo manual, que agarren la pala”.

Pese a que estaba ante a un anfiteatro colmado, Yuni dijo que le hablaría al vecino que estaba detrás de la pantalla. Y lo hizo casi hasta el final, ignorando a la multitud que lo escuchaba “en vivo y en directo” a escasos metros. Al parecer, sus asesores se percataron del malestar que causó su actitud y en los últimos bloques el candidato de Cambiemos miró al público, aunque su cierre tampoco fue del todo feliz: leyó a las apuradas un escrito que casi no termina porque le sonó otra vez el segundo timbrazo y casi se queda sin “aire”.

Llamosas se mostró seguro, aunque parco. Inalterable, recitó con naturalidad el libreto asignado y en general se ajustó al tiempo asignado. No se le movió un músculo de la cara cuando Salazar, sentada a su lado, cuestionó en duros términos al gobernador Juan Schiaretti, ni cuando Fantín lo acusó de haber desarticulado el área encargada de proteger a las mujeres ante la alarmante proliferación de femicidios en la provincia.

A las doce en punto, tras dos horas exactas de exposiciones, los candidatos posaron para la foto y atendieron la requisitoria de los medios. Ante la ausencia de autoridades, fueron despedidos por los locutores oficiales. La gente comenzó a retirarse del Aula Mayor mientras comentaba quién había ganado el “debate”. En general, la opinión mayoritaria coincidía: Llamosas pasó la prueba –“no sumó ni restó”, resumió uno de los suyos-, a Yuni se lo notó incómodo y por momentos nervioso; y las fuerzas progresistas de la ciudad mostraron candidatos jóvenes y sólidos, pero les será difícil alcanzar los seis mil votos que imploró Carrizo porque la gente que adhiere a ese espacio ideológico deberá optar entre siete postulantes.

Hernán Vaca Narvaja
- Director -