Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
“Nuevo Mundo”, de Maximiliano Gómez
Vivir para escribir
Foto: Maximiliano Gómez lanza su primera novela en tiempos de cuarentena.
En el límite que separa barrio Alberdi del centro de Córdoba capital, un joven admirador de Stephen King presenta su primera novela en un mundo signado por la pandemia. “Nuevo Mundo”, editada por Tinta Libre, cuenta una historia increíble que transcurre en las irregulares calles de Alta Gracia.
Publicada el en Libros

“Entrevistas eran las de antes”, pienso mientras compruebo si la pared de atrás del living de casa será una buena imagen para mostrar a alguien que, en otro lugar, hace exactamente lo mismo que yo. Ya no se coordina una hora en algún café o una oficina perdida del centro; ahora hay que ponerse de acuerdo en un horario determinado para atender el teléfono y “videollamarse”. Porque la necesidad de verle la cara al entrevistado existe: su tono, sus ojos, su mirada y sus reacciones se perciben igual, pese a la distancia que impone la virtualidad.

En este contexto de imágenes limpias, caras lavadas y tazas de café, converso con Maximiliano Gómez, escritor cordobés que lanza al mercado su primera novela en medio de una pandemia mundial. Curiosamente, se titula “Nuevo Mundo”. Cuesta no creer en las casualidades. “Es una novela que escribí hace diez años, no tiene nada de contenido respecto a un virus o una pandemia, pero las similitudes en el proceso de transición de un mundo a otro totalmente nuevo, como el que estamos empezando a vivir, son claramente un punto de conexión”, afirma con seguridad desde el rincón elegido para la entrevista en su casa en barrio Alberdi, en Córdoba capital.

Maximiliano tiene 30 años y siempre supo que iba a ser escritor. De chico se entretenía con libros de Stephen King y empezó a escribir en la adolescencia. El norteamericano es fuente de inspiración para autores en todo el mundo y Maximiliano no es la excepción.

- “It” es mi novela favorita, pero no la observo solamente desde su contenido de terror. También me lleva a otros lugares, a la esencia del placer de ser niños y los sentimientos que se cruzan en esa etapa. Soy un convencido de que las buenas historias son mezcla de muchas cosas y eso es lo que me atrapó de esa novela.

Maximiliano cursó casi cuatro años la carrera de Psicología en la Universidad Nacional de Córdoba. Hasta que se dio cuenta que lo suyo no iba por ahí. “Tenía mucho interés en el psicoanálisis, pero no desde la perspectiva en que lo abordan en la universidad. Nunca me imaginé atendiendo pacientes en un consultorio”, admite. En su intento por terminar el ciclo, descubrió su fascinación por la psicología forense. Pero la proyección profesional tampoco lo sedujo: “Es un ejercicio constante de lidiar con abusadores y abusados”, sentencia. Prefirió seguir escribiendo ficciones y como complemento se inscribió en el traductorado de inglés.

Entusiasta con su opera prima, describe a “Nuevo Mundo” como “una novela de ciencia ficción y a su vez un ensayo sociológico”. Muestra, como si se tratara de un guiño evidente, el subtítulo del libro: “¿Qué pasaría si conociéramos la gran verdad?”

- De ahí se desprenden un montón de lecturas que tienen que ver con el mundo que habitamos y con todo eso que genera divisiones y dicotomías entre nosotros mismos. Con esa gran verdad todo eso se terminaría y las religiones dejarían de tener vigencia. Ya no funcionarían como esa mano derecha que el imperialismo siempre tuvo y que sería superado por algo mucho más grande. La intención de la novela es generar emociones e invitarnos a pensar.

A pesar de haber nacido en Córdoba capital, su primera novela transcurre en la ciudad de Alta Gracia. En otras ficciones, el paisaje cordobés se proyecta hacia América Latina.

- Intento darle voces a las culturas que son silenciadas. En este momento está en proceso de edición un cuento largo sobre la tribu de los wichis. Me interesa generar historias a partir de la riqueza cultural que nos rodea, que en nuestro territorio es mucha y muy diversa.

Escribir un libro de ficción lleva tiempo. Para pensar una idea y sentarse a escribir. Pero también para procesar emociones y situaciones personales que condicionan el proceso de construcción del relato.

- En un momento me enojé con Stephen King y con otros autores ya consagrados y dejé de leerlos-dice serio desde la pantalla de su celular-. Sentía que no permitían que se abrieran espacios para nuevas voces. King tiene muchos libros buenos, pero también otros que son de relleno, publicados para cumplir un contrato editorial. Y ellos saben lo difícil que es publicar, porque también pasaron por ese proceso.

Maximiliano no duda de su vocación: “Escribo porque es para lo que vine a este mundo y no puedo escapar a eso”. Esa no escapatoria incluye momentos terribles en los que sintió que nadie lo leía, que lo suyo era un grito en el desierto. “Recorrí muchísimas editoriales dejando material que, probablemente, nunca nadie leyó”, asegura. Y si bien dice entender cómo funciona el mercado editorial, tanta impotencia dañó su salud. “Me diagnosticaron trastorno borderline, me medicaron e internaron varias veces. Me separé de mi pareja y perdí el contacto con mi familia. Mi madre pertenece a una iglesia evangélica y jamás toleró que yo cuestionara a la religión en mis escritos. Caí en una depresión grande. Fue difícil”, admite con la voz entrecortada.

De aquellos momentos de búsqueda y desencuentro, de crisis profunda, surgió su primera novela. Para ello tuvo que ponerle sacrificio y orden a su vocación. “La disciplina fue fundamental para ordenarme y avanzar. Me puse como meta escribir diez hojas todos los días y completar ese trabajo con muchos ejercicios diarios. Así pude seguir adelante y pude firmar el contrato editorial por mi primera novela. Ese logro, por supuesto, también contribuyó a que yo pudiera estar mejor”, reflexiona.

“Nuevo Mundo” se publicó este año bajo el sello de Editorial Tinta Libre. La obra refleja la tensión entre los sueños de la infancia y las prohibiciones del mundo real. Es una historia de resistencia, convicción y perseverancia, de la lucha incesante entre lo que alguien es y lo que busca ser. Y en el medio de esa tensión, las puertas que de pronto parecen al alcance para descubrir nuevos mundos y, a su vez, descubrirse uno mismo.

 

Nuevo Mundo, de Maximiliano Gómez.

Editorial Tinta Libre, Córdoba, 2020. 304 páginas.

Para conseguir el libro:  jmaximilianogo@gmail.com,

whttps://facebook.com/maximilianoficcion/

al WhatsApp: 3515720654

o la web www.tintalibre.com.ar

Facundo Sánchez
- Periodista -