Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Un partido de película
El día que nos ganamos el PRODE
Foto:
Pedro Marchetta, el entrenador de Racing de Córdoba en 1984, cuenta en primera persona la historia que inspiró el documental que se estrenó meses atrás en un Festival de Cine en Copenhague y que desde el 30 de julio está disponible en la plataforma Flow. Un capitulo imperdible del libro “El Negro”, de los periodistas Gustavo Gutiérrez y Hugo Caric.
Publicada el en Cine

Hacía poco que había empezado el Campeonato Metropolitano de 1984 y Racing de Córdoba andaba bastante bien. De cinco partidos, habíamos ganado tres y perdido dos, y estábamos ubicados en el lote de arriba de la tabla de posiciones. En la sexta fecha, el domingo 4 de mayo, nos tocaba enfrentar a Ferro Carril Oeste, que tenía un equipazo y que era dirigido por Carlos Timoteo Griguol. Ese partido se jugaba más tarde que los demás, y completaba la jornada con televisación en directo para todo el país. En aquel equipo teníamos la costumbre de jugar al Prode: jugadores, cuerpo técnico, asistentes. Todos ponían y casi todos opinaban, porque yo siempre me quedaba callado y dejaba que los demás armaran los pronósticos. “El Pato” Gasparini era el promotor y el encargado de juntar el dinero para hacer las apuestas, y esa vez juntamos 6 mil pesos de la época y jugamos como cien tarjetas diferentes. Nunca me olvido de que en esa jornada se enfrentaban también Atlanta y River, y “el Profe” Pedernera rompíó tanto los huevos con que pusiéramos “local” que al final le hicimos caso a medias y en una tarjeta marcamos un doble: “local” y “empate”. Después Atlanta estuvo a punto de ganar ese partido, pero River se lo empató sobre la hora, faltando diez segundos para el final.

Un rato antes de salir a la cancha, tomando mate en el vestuario, empezamos a controlar las tarjetas y nos dimos cuenta de que en una de ellas teníamos doce aciertos en igual cantidad de encuentros. Sólo faltaba jugarse el “partido 7”, que era Racing de Córdoba-Ferro. Y ahí no habíamos dudado: “local” en todas las boletas. Advertido de la situación, en la charla técnica les dije a los muchachos: “Esta tarde hay dos motivos para salir a buscar la victoria: uno es el futbolístico y otro es que si ganamos nos sacamos el Prode. ¡Ni hablar del entusiasmo con el que salieron a la cancha los jugadores! Pero al frente teníamos a un equipo bravísimo, que no nos iba a hacer fáciles las cosas.

Salió un partidazo. Empezamos ganando 1 a 0 con un golazo de Gasparini, que le hizo un sombrero al flaco Fantaguzzi al borde del área, la empalmó de zurda y la clavó en un ángulo. Pero antes de que termine el primer tiempo, Héctor Cúper nos empató con un cabezazo, en una pelota parada. En el entretiempo llegamos al vestuario y el árbitro, Raúl Marsiglia, nos hace llamar a los dos entrenadores y a los dos capitanes. “Está expulsado el “10”, nos dice. Yo le había ordenado al “Pato” que no pateara los tiros libres hasta que la barrera no mantuviera la distancia, pero Cúper hacía adelantar dos o tres metros a sus compañeros y las jugadas de pelota quieta a nuestro favor siempre se demoraban. Gasparini ya se había ligado una tarjeta amarilla por ese motivo, y ahora lo querían expulsar. Entonces le dije al referí: “Vos sabés que la gente que viene acá es tranquila y que nunca hace quilombo, pero si a estos tipos, que son buenos, le echás a este jugador, que es el ídolo del equipo, te pueden llegar a matar. Es más: yo te hago matar”. Además, lo encaré a Cúper, que también estaba en el camarín del árbitro, y le dije: “Decí algo vos, que sos el culpable de todo este quilombo, ¡botón!”. El árbitro no sólo reculó, creo que también se cagó un poco.

En el segundo tiempo, Atilio Oyola inventa una falta al borde del área grande y le cobran tiro libre. ¿Quién va a patear? Gasparini. Aquella tarde, el canchero de Instituto no había marcado el césped, ¡lo había llenado de zanjas! Entonces le digo al “Pato”: “¿Te fijaste el pozo que hay en el área chica?”. “Sí, Pedro. Ahí le voy a pegar”, me contestó. “El Oso” Ferrero, que era el arquero, puso como 7 mil tipos en la barrera, pero la pelota pasó, picó justo donde estaba el pozo, ¡toc!, y entró al arco. Ganamos 2 a 1. ¡Una locura!

Cuando terminó el partido quedamos en no decir nada. Yo hablaba con la prensa, del buen momento de Racing, de la punta del campeonato, porque habíamos quedado primeros, pero nada más. Hasta que “el Colorado” Quiñones, que esa tarde lo había marcado al “Beto” Márcico y estaba atrás de mí, me miró y dijo: “¡Pedro, nos ganamos el Prode!”. Ahí se armó un quilombo bárbaro, con la radio, con la televisión, con todos.

A la salida de la cancha nos fuimos a cenar todos juntos, en la parrilla que un amigo tenía en la Avenida Colón, para celebrar que éramos millonarios. Al día siguiente nos enteramos de que había como noventa ganadores, así que fue más lo que gastamos en la comida que lo que cobramos de premio. De todos modos, nos quedó la gran satisfacción de haber ganado el Prode.

Después se armó otro quilombo, porque Bernardo Neustadt empezó a decir en el programa “Tiempo Nuevo” que estas cosas no podían suceder más, que la gente podía llegar a pensar que los torneos estaban todos arreglados y otras barbaridades. Yo le salí a contestar, no me importó nada, y lo destrocé. Pero el tipo tenía mucha influencia en aquellos momentos. A tal punto que ese partido final de los domingos no se volvió a programar nunca más.

 

“PRODE”: EL DOCUMENTAL

Duración: 63 minutos.

Director: Mauro Beccaría.

Guión: Juan Pablo Cossutta.

Productora: Ideas por Rosca (el proyecto ganó la convocatoria realizada por

el Polo Audiovisual Córdoba para Producción de Largometraje Documental).

Semblanza: el filme relata la historia del plantel de Racing de Córdoba que el 6 de mayo de 1984

ganó el Concurso de Pronósticos Deportivos (Prode) al completar los 13 aciertos con

su propia victoria ante Ferro Carril Oeste en la cancha de Instituto.

Estreno: 30 de julio de 2020. Disponible en la plataforma Flow.

 

Hugo Caric
- Periodista -