Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Padre Francisco “Paco” Oliveira
“Alberto y Cristina están más cerca del Evangelio que Clarín y La Nación”
Por | Fotografía: Gentileza Gabriela Manzo
Foto: El padre Oliveira, integrante del grupo de Curas en Opción por los Pobres.
El sacerdote, integrante del grupo de Curas en Opción por los Pobres, salió al cruce de quienes critican al Papa Francisco.
Publicada el en Entrevistas

El cura Francisco “Paco” Oliveira salió al cruce de los cuestionamientos realizados por el periodismo hegemónico contra el Papa Francisco y el gobierno nacional. “Cristina y Alberto están más cerca del Evangelio que Clarín, La Nación, Fernando Iglesias y el macrismo. Es allí donde se une el Papa con nuestros gobernantes”, advirtió. Y sostuvo que “acusar al Papa de querer seguir teniendo pobres es una falacia, y lo hacen para enfrentar a alguien que claramente va en contra de los intereses de esta gente tan poderosa”.

Oliveira dijo que es claro que “lo que pregona Francisco es que vivamos en una sociedad más justa” y que para lograrlo “es necesario que el Estado intervenga” para compensar las inequidades propias del sistema capitalista”.

“El Evangelio -explicó el sacerdote- está basado en la fraternocracia, en el bien común, que está por encima de la propiedad privada y de lo individual; en el buen vivir, pero el de los pueblos originarios, que todos podamos vivir bien y no solamente unos pocos; hay que terminar con el verso de que tienen que vivir bien solamente los que concentran la riqueza porque son los emprendedores que hacen que haya trabajo en el mundo”.

En este sentido, el sacerdote también se pronunció en contra de la meritocracia al proponer que “en vez de fomentar el hedonismo sería mejor entregarse y sacrificarse por los demás”. “Dios no es capitalista y no es porque lo dijo Jesús, sino porque Dios mira desde la necesidad de sus hijos, no desde sus méritos”.

“Esto es lo que les molesta a los poderosos, porque cuando esta filosofía se traduce en políticas, se traduce en un Estado presente, que redistribuye, que no deja las cosas libradas al mercado, porque el mercado solamente defiende a los poderosos”, insistió Oliveira.

El prelado llamó a no confundirse con la falsa prédica macrista: “Ellos promueven un pensamiento neoliberal basado en el individualismo, en la meritocracia, en el materialismo y en el hedonismo. Y la verdad es que son valores absolutamente antievangélicos”.

“Esta gente de La Nación, de Clarín, Fernando Iglesias y el macrismo dice que el Papá apoya a Alberto y a Cristina. Y se equivocan: el Papa lo que apoya es el Evangelio. Ahora, si ellos están contra el Evangelio, lo siento por ellos. Y si Cristina y Alberto están más cerca del Evangelio, el Papa estará más cerca de nuestros actuales gobernantes. La raíz del problema está en el Evangelio, no es una cuestión ideológica”, insistió el padre Paco.

Falsa premisa

El referente de los curas en opción por los pobres sostuvo que los artículos publicados en los últimos días por la prensa del establishment plantean que la Iglesia sacraliza la pobreza porque necesita de los pobres para existir. “Eso lo escriben los que tienen la barriga llena, los que están satisfechos, los que nunca pasaron un ratito viendo el sufrimiento de los más pobres”.

“Tenemos que luchar para que todo el mundo pueda vivir con dignidad y para eso es necesario que unos no tengan tanto y que otros no tengan tan poco. Es decir, vivir con sencillez y eso sí que es una actividad evangélica.  Felices los que eligen ser pobres, los que eligen vivir con sencillez”, añadió y cuestionó a “los que acumulan solo para tener toda la torta, porque al otro lo dejan sin nada”. 

“De lo que se trata es de vivir con sencillez, con dignidad, para que todos puedan vivir en paz. La iglesia no quiere que haya pobres y el Papa Francisco lo dice todo el tiempo cuando pregona una sociedad justa. Y uno de los caminos para conseguir esa sociedad más justa pasa por una mayor intervención del Estado”, insistió el prelado.

“Acusar al Papa Francisco de querer seguir teniendo pobres me parece una verdadera falacia y quienes la plantean lo hacen nada más que para enfrentar a alguien que, claramente, va en contra de los intereses de esos grupos y de esa gente tan poderosa”, concluyó. 

Ernesto Lucero
- Periodista -