Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Deporte y política
El número uno
Foto: George Forsyth Sommer, del arco a la arena política en Perú.
Quién es George Forsyth, el ex arquero de fútbol que encabeza las encuestas para las próximas elecciones presidenciales de Perú.
Publicada el en Crónicas

Nació en Venezuela, vivió en Alemania e Italia, tiene lazos con Chile por su madre, con Bulgaria por su hermana y con Escocia por sus abuelos paternos y quiere ser el próximo presidente de Perú. Ajenas a semejante mezcolanza, las encuestas por el momento parecen sonreírle.

George Patrick Forsyth Sommer, un exfutbolista identificado con el club Alianza Lima, es el candidato con más intención de votos (el 16 por ciento) según los últimos sondeos que buscan testear la preferencia del electorado peruano con miras a los comicios presidenciales programados para el 11 de abril de 2021.

“Ken”, como le dicen por su parecido con el célebre muñeco que tuvo su cuarto de hora como “el novio de Barbie”, tiene 38 años y es hijo de Harold Winston Forsyth, diplomático de carrera, político y periodista. Actual embajador de Perú en Japón, Harold ejercía funciones en Caracas cuando su esposa, la ex Miss Chile Verónica Sommer, dio a luz a George, el tercer hijo del matrimonio, el 10 de junio de 1982.

Los genes de la política le afloraron de grande a “Jorgito”, quien en su adolescencia decidió probarse como “número uno” en Alianza Lima, club que define como su primer y gran amor futbolístico. En el blanquiazul tuvo cuatro etapas como arquero del plantel profesional entre 2001 y 2016, y en su última despedida prometió volver como máxima autoridad.

Por entonces ya llevaba un buen tiempo jugando en la liga de los que toman decisiones: aún con los guantes puestos, había debutado en 2010 como concejal del Partido Popular Cristiano en La Victoria.

En ese mismo distrito limeño, que tiene alrededor de 200 mil habitantes, fue electo alcalde en 2018, representando al partido conservador Somos Perú. “La presión de ser alcalde es parecida a la que se siente en un penal decisivo”, declaró tras ganarse el favor popular.

El pasado 22 de octubre –tres semanas antes de la saga de sucesiones presidenciales: la destitución de Martín Vizcarra, la fugaz gestión de Manuel Merino y la designación de Francisco Sagasti para completar un mandato con la primera investidura vacante- Forsyth renunció como jefe comunal de La Victoria para lanzarse como candidato al más alto cargo del país por “Restauración Nacional”, la fuerza evangelista que lidera el pastor Humberto Lay y que acaba de cambiar su nombre por “Victoria Nacional”. Hasta el momento son 24 las fuerzas políticas que están en carrera para los comicios que se llevaran a cabo dentro de cuatro meses.

“Mi experiencia como alcalde ha sido vital y me ha enseñado mucho para entender que debemos buscar una profunda transformación del Estado para que se ponga al servicio del vecino y del ciudadano”, señalo en su carta de renuncia y antes de su nuevo cambio de sello. O de camiseta.

Hombre de mundo

En el fútbol Forsyth también supo variar de colores. Además de sus experiencias en Alianza Lima, donde se consagró campeón cinco veces y fue elegido mejor arquero del año en 2006, en el campeonato peruano actuó como cuidapalos en Universidad Nacional San Agustín y Sports Boys. También hizo dos incursiones en ligas extranjeras: en Alemania con el equipo alternativo de Borussia Dortmund cuando tenía 20 años (“aquí no hay sal, pimienta, limón,  imagínate cómo sufro, pero si uno tiene que triunfar tiene que hacer el esfuerzo”, llegó a declarar en una entrevista). y en Italia con Atalanta en la temporada 2007/2008 de la Serie A.

En las selecciones de su país registra nueve participaciones: dos oficiales con la Sub 20 en el Sudamericano de Ecuador 2001 y siete amistosos con la mayor. El triunfo 3-1 ante Costa Rica en Iquitos fue el único encuentro en el que defendió el arco del representativo nacional en tierras peruanas. Los otros juegos fueron en Yokohama, Madrid, Barcelona, Chicago, Lucerna y Doha. También integró el plantel que disputó la Copa América 2007 en Venezuela y que fue eliminado por Argentina en los cuartos de final.

“Forsyrh fue un jugador de fútbol regular que no estableció muchas diferencias”, describe Martín Fernández, periodista peruano especializado en deportes. “Si bien a nivel local lució buenos partidos nunca logró pasar al umbral de privilegio en un país que en su momento fue considerado `tierra de arqueros’ y que en los últimos tiempos no ha tenido exponentes brillantes en ese puesto. Quizá no sería tan recordado si no hubiera jugado en Alianza Lima, que es uno de los clubes más populares de Perú, más allá de que ahora va a competir en la Liga 2”, añade el comunicador.

“En el tema político George ha provocado más de una incomodidad al abandonar La Victoria, un distrito en el que tuvo gran aceptación en su momento y donde surgió como el Robin Hood contra la delincuencia y la corrupción. Durante su gestión como alcalde puso mucho énfasis en el tema deportivo y trató de ordenar el comercio informal, y con eso logró ganar las cámaras y tener cierto protagonismo. Pero el trabajo quedó inconcluso y su renuncia para postularse como presidente ha causado amores y odios”, destaca Fernández en diálogo con Revista EL SUR.

Jugador todoterreno

Aunque en los rectángulos de juego nunca se movió del arco, en la cancha grande de la vida Forsyth es considerado un jugador polifuncional. Se graduó como ingeniero industrial, incursionó en el modelaje, creó su propia línea de ropa y hasta fue participante en varios reality shows. En uno de ellos conoció a la actriz Vanessa Terkes, con quien se casó en septiembre de 2018 y se separó ocho meses después.

“Muchos me preguntan ‘¿cómo te volviste político?`, cuando la verdadera pregunta debería ser ‘¿cómo te volviste futbolista?`. Siempre he estado con este tema, es parte de mi familia”, afirma Forsythe, quien se define como “lo nuevo” en la política de Perú, la antítesis de lo que él frecuentemente denomina como una “mismocracia” con actores protagónicos repetidos.

Martín Valdivia Rodríguez, periodista argentino que dirige el diario “La Razón” de Perú y que también fue consultado por Revista EL SUR, relativiza las chances de Forsyth en los comicios que se llevarán a cabo dentro de cuatro meses y apunta contra las encuestas: “No son confiables los sondeos. Este gobierno de turno posiciona a los que ellos quieren. Además hay medios hegemónicos que buscan imponer sus propios nombres. Todo esto es comprado”.

Y añade: “Forsyth jugó en Alianza Lima, pero para la mayoría de la gente es un desconocido. En las sierras y en la selva es un NN. Fue alcalde de La Victoria pero renunció sin haber cumplido ni siquiera la mitad de su mandato y dejó al distrito hecho un desastre. Hay muchas quejas sobre lo que fue su gestión y también ha tenido denuncias por violencia de género. En política nunca ha sido nadie. Estoy seguro de que se va a desinflar”.

Forsyth no participó de las internas que se realizaron el 29 de noviembre y que eligieron a los delegados que deberán refrendar en asamblea a los candidatos de su partido. Sus allegados hicieron trascender que había viajado a Washington D.C. Posiblemente haya ido a sondear el respaldo que su postulación tendría en la Casa Blanca, donde el 20 de enero próximo el demócrata Joe Biden pasará a ser el dueño de la pelota.

Hugo Caric
- Periodista -