Crónicas
Entrevistas
Actualidad
El Kiosco virtual
Reflexiones
Cultura
Música
Cine
Libros
Galería Magalú
Galerías multimedia
La Revista
Revista El Sur
Staff
Ediciones en papel
Oportunismo político y desmemoria
El colmo del racista
Foto: Luis Juez y Mauricio Macri cuestionaron al presidente Alberto Fernández. ¿Y por casa cómo andamos?
Montados en el blooper presidencial, Macri y Juez cuestionaron los dichos de Fernández. El primero avaló los crímenes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel; el segundo protagonizó un escándalo diplomático por sus dichos xenófobos.
Publicada el en Reflexiones

Después de haber criticado la frase del presidente Alberto Fernández, hay que profundizar un poco porque TODO el racismo que, más evidentemente o más solapadamente, tenemos en Argentina, viene de la derecha política, económica, intelectual y mediática.

Por eso, es imperioso aclarar algunas cosas y desnudar la hipocresía.

Resulta que sale Mauricio Macri y le escribe a su amigo el fascista Jair Bolsonaro: “Te quiero pedir disculpas en nombre del pueblo argentino y en nombre tuyo a todo el pueblo brasileño”. Justamente Macri, el responsable político de las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel, el presidente que más avasalló a nuestros pueblos originarios, el que trató como terroristas a los mapuches, el que mandó a reprimir en Parque Indoamericano cuando era intendente de Buenos Aires y dijo que teníamos “un aluvión de inmigración”.

Ahora hasta Luis Juez tiene la caradurez de criticar a Fernández y llamarlo “nabo”. Justamente Luis Juez, quien siendo embajador de Macri en Ecuador dijo: “Llegué hace media hora, me pegué una ducha, me puse un saco y una camisa porque no quería estar con la ropa de esta mañana. Van a decir que soy un mugriento y agarré hábitos ecuatorianos". Justamente Luis Juez, quien siendo eterno candidato dijo que no le importaban los votos de los hinchas de Belgrano porque votaban en Bolivia. ¿Justamente este personaje tan nefasto para Córdoba, sale a hablar?

Por eso, luego de haber advertido sobre la necesidad de debatir seriamente quiénes somos, también hace falta marcar que este racismo permanente viene justamente de los Macri y de los Juez, los defensores a ultranza de las políticas neoliberales y de derecha reaccionaria. Ahora usan el momento en forma canalla para criticar a un gobierno que viene trabajando bien en relación a los pueblos originarios, más allá de la desafortunada frase del presidente. La titular del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), Magdalena Odarda, viene haciendo un gran trabajo. Y es este gobierno, en su versión anterior kirchnerista, el que reivindicó a los afroargentinos, desde María Remedios del Valle, la Madre de la Patria, hasta los y las que hoy construyen el país.

Muy por el contrario, la tradición política en la que se inscriben Macri y Juez, es la que siempre ignoró, marginó, explotó, y en algunos momentos exterminó a nuestros pueblos originarios y a nuestros afroamericanos. Por eso, el racismo siempre está relacionado con la lucha de clases.

Los ídolos de Macri y de Juez empiezan con Domingo Sarmiento, quien decía: “Por los indígenas de américa siento asco y no lo puedo remediar, se los debe exterminar a todos, sin perdonar ni a los niños”. Sigue con Bartolomé Mitre (quien fundó el diario más racista y le da nombre a la radio más reaccionaria), el responsable del exterminio de 30 mil gauchos montoneros, criollos e indios, y también responsable del genocidio del pueblo paraguayo-guaraní en la Guerra de la Triple Alianza. En la lista podemos inscribir a Julio Argentino Roca y su exterminio de mapuches en la mal llamada Campaña del Desierto y de tobas en la Campaña del Chaco. Miguel Cané y su ley de Residencia, Figueroa Alcorta, y todos los intelectuales que desde la derecha sostuvieron el racismo y las dictaduras.

El presidente dijo algo que está arraigado en la mayoría de los y las argentinas, por culpa de esa clase dominante parasitaria que siempre nos inculcó la mentira, el ocultamiento y el odio. La forma es reconocer las taras que tenemos como sociedad, debatirlas y, siempre tener en claro que los verdaderos responsables son los Macri, los Bullrich, los Juez, los Mitre y los Roca, los Uriburu, los Aramburu, Martínez de Hoz y Onganía. Y la lista sigue.

A la mayoría de argentinos y argentinas, seamos descendientes de europeos, de africanos esclavizados o de pueblos originarios, nos une la pertenencia a la clase trabajadora. Nos une la historia común, nos unen alegrías y fracasos, pero también muchos sueños y las ganas de seguir juntos construyendo un país mejor y más justo. Que nos incluya a todos y todas.

Mariano Saravia
- Periodista y escritor -